Más mito que realidad / Nota II de IV. El Che Guevara: una violenta, selectiva y fría máquina de matar