El cierre de Newseum amenaza la información

El museo de noticias y libertades Newseum, en Washington, deja un espacio vacío y muchos interrogantes
El museo de noticias y libertades Newseum, en Washington, deja un espacio vacío y muchos interrogantes Crédito: NYT
Eduardo Tessler
(0)
5 de enero de 2020  

Duró poco más de 11 años y medio la odisea de mantener un museo completamente dedicado a las noticias, abierto de lunes a lunes. El Newseum, un complejo de periodismo de seis pisos en Washington, cerró sus puertas. Los 815.000 visitantes anuales, que pagaban hasta 25 dólares por entrar, no fueron suficientes: el modelo de negocio ha sido superado por la velocidad de la información. La colección dejará el edificio, que se vendió a la Universidad John Hopkins por 372,5 millones de dólares.

El Newseum ha sido un paraíso para quienes creen que sin libertad de prensa el mundo está sujeto a la tiranía. A unas 10 cuadras del edificio que ha sido sede desde 2008 del Newseum, se encuentra el Washington Post. Todos los días, el Post publica justo debajo de su logotipo: Democracy Dies in the Darkness (Democracia muere en la oscuridad). Sin el Museo de Noticias, esta amenaza es aún más real.

El edificio en Pennsylvannia Avenue (la "calle principal de los Estados Unidos", según los políticos estadounidenses), justo en el camino por el que pasan los presidentes en la ceremonia de inauguración tradicional (un llamamiento del Capitolio a la Casa Blanca), comenzó a construirse en 2002, como un proyecto del arquitecto James Stewart Polshek (el mismo del hotel The Standard de Nueva York) y el diseñador Ralph Appelbaum. La idea del Freedom Forum -fundación al mando del museo- era construir un espacio para valorar las libertades. El anzuelo era conmemorar la Primera Enmienda de la Constitución Americana, que garantiza los derechos del individuo.

La sala dedicada a los Premios Pulitzer es otro de los espacios irremplazables que se pierden con el cierre
La sala dedicada a los Premios Pulitzer es otro de los espacios irremplazables que se pierden con el cierre Crédito: NYT

Pero es el periodismo lo que supo brillar en Newseum. ¿Dónde más se pueden ver más de 100 fotos ganadoras del Premio Pulitzer? ¿Dónde más están las principales portadas de los momentos históricos del mundo, desde la Segunda Guerra Mundial hasta la elección de los papas? ¿Dónde más es posible ver videos sorprendentes del asesinato de John Kennedy y la caída del Muro de Berlín?

Una parte del muro, por cierto, ha formado parte del Newseum, además de una de las torres de vigilancia que controlaba los intentos de escapar de Berlín Oriental a Berlín Occidental. También, el bolígrafo Montblanc con el que Mijaíl Gorbachov firmó sus últimos actos, regalo del entonces presidente de CNN, Tom Johnson, ya que el bolígrafo del líder ruso estaba fallando cuando debía firmar los actos. O la escultura de piedra de Lenin, del escultor A.S. Charkin, pero que fue devuelta por la ciudad de Tevriz (Rusia) una vez que cayó el Muro.

A partir de este mes, la colección quedará desatendida en dos espacios: almacenes en las afueras de Washington, bajo el cuidado del Freedom Forum, que espera algún día construir otro Newseum, y en el Club Nacional de Periodistas, también en la capital. Un proyecto de la Fundación incluye exposiciones con partes de la colección en ciudades de todo el mundo.

"Es muy triste ver este museo cerrar. Es nuestro hogar. Es un lugar que todo ciudadano del mundo debería conocer ", dice la recepcionista Nancy Thompson, quien ha trabajado en el Newseum desde su apertura.

La colección quedará repartida, por ahora, en unos almacenes en las afueras de Washington, bajo el cuidado del Freedom Forum, que espera algún día construir otro

La caída de las Torres Gemelas ha sido un capítulo especial del museo, donde por ejemplo quedó expuesta (torcida, deforme después del derrumbe) la enorme antena que durante años había estado sobre la Torre Norte y que sirvió como base de transmisión para todos los canales de televisión de Nueva York. También, las portadas de más de 200 periódicos de todo el mundo del 12 de septiembre de 2001, el día después de la tragedia. Un documento memorable e inolvidable del poder de la prensa de papel.

Pero hay más, mucho más. Junto con los restos de la antena WTC está la historia del fotógrafo freelance Bill Biggart, quien esa mañana del 11 de septiembre corrió a su casa con su equipo cuando escuchó el choque de un avión en la primera torre. Fotografió largo y sin miedo hasta que la Torre Norte se derrumbó y él murió bajo los escombros. Sus fotos, sin embargo, son las imágenes más cercanas a la tragedia. La máquina destrozada, los lentes sucios, la bolsa quemada y lo que queda de su identificación de reportero fotográfico están allí, junto con un video con testimonios de amigos y de su esposa Wendy. Bill fue el único periodista muerto en la caída de las Torres Gemelas.

Los nombres de otros 2344 periodistas asesinados mientras trabajaban (incluidos algunos argentinos) están en el Memorial de Periodistas. Al lado, el mapa mundial de la libertad de prensa. Con criterios claros y transparentes (según Freedom House, 2017) se muestra que la Argentina recibió el concepto 46, que lo ubica en el grupo de países con Libertad de Prensa Parcial, y en el puesto 92°. A partir de ahora, estos datos solo estarán disponibles en línea.

El edificio de Pennsylvannia Avenue, la "calle principal de los Estados Unidos", según los políticos de ese país
El edificio de Pennsylvannia Avenue, la "calle principal de los Estados Unidos", según los políticos de ese país Crédito: NYT

"Es difícil mantener un museo pago en Washington, que ofrece muchos museos gratuitos de primer nivel", señaló Ken Paulson, exeditor de USA Today, en un artículo a principios de diciembre. Paulson fue durante años presidente del Newseum. Del USA Today también fue Al Neuharth, en rigor uno de sus fundadores, en 1982. Y de su mente creativa surgió la creación del Newseum, un lugar totalmente interactivo donde, hablando de la libertad del individuo, el visitante estaría "contaminado" por el periodismo. Neuharth rápidamente obtuvo el apoyo de los principales grupos de medios de los Estados Unidos para financiar su sueño, que entre el terreno, la construcción de edificios y la operación general costó más de US$ 600 millones.

Pero los tiempos han cambiado, las empresas ya no quieren la responsabilidad de financiar el Museo. La plataforma digital ( www.newseum.org), sin embargo, continuará funcionando. Es a través de él que se actualizan 11 millones de profesores y estudiantes de todo el mundo. También están allí, todos los días, más de mil portadas de periódicos de el mundo, entre ellos LA NACION. Hasta el cierre del museo, las mejores tapas se exponían en la fachada del edificio de Pennsylvania Avenue y en el espacio libre del sexto piso.

Una de las ideas geniales de Neuharth fue colocar sobre piedra, ocupando el equivalente de cuatro pisos, en la fachada de la avenida, 45 palabras gigantes: es, en su totalidad, la primera enmienda de la Constitución estadounidense de 1791. Las libertades individuales de los estadounidenses. Y debido a que el patriotismo es una de las características de los estadounidenses, el Newseum ha ganado puntos. Y, por supuesto, dedicó un ala a los cinco derechos de libertad.

Curiosamente, quien dirige el Freedom Forum es la hija del fundador, Jan Neuharth. Fue ella quien tuvo que tomar la decisión de vender el edificio. Durante un año y medio, cuando se hizo evidente que no sería posible mantener la estructura soñada por su padre debido a la disminución de los ingresos, Jan intentó todo: asociaciones, vender una parte del edificio e incluso una campaña para nuevos contribuyentes financieros. No lo consiguió.

Crítica y autocrítica

El Newseum se ha encargado de exponer logros de grandes periodistas y sus logros, como Nellie Bly, la primera periodista de investigación en los Estados Unidos, en 1887. La investigación era asunto de hombres. Pero ella, a los 23 años, fingió haber perdido por completo su memoria para ser ingresada en el Hospital Psiquiátrico BlackWell Island, en Nueva York. Después de diez días de horrores, Nellie fue rescatada por el director de The New York World, nadie menos que Joseph Pulitzer, y escribió una historia icónica, denunciando la barbarie y la tortura, que alteró el sistema público de tratamiento psiquiátrico.

Pero también Newseum mostró críticas al trabajo de la prensa. Algunos muy profundos, como el análisis de cobertura del New York Times sobre el surgimiento del nazismo y las acciones de Adolf Hitler. Este periódico siempre ha sido el modelo de buen periodismo. Pero hasta que Japón bombardeó Pearl Harbor, en diciembre de 1941, su lector apenas sospechaba que un líder en Alemania estableciera un modelo de campo de concentración para confinar a judíos, matando a unos pocos millones de "enemigos". No era noticia, según sus editores.

Las críticas al comportamiento del New York Times durante el período nazi fueron expuestas en el museo. "Estados Unidos estaba experimentando un período de fuerte antisemitismo -señala la investigadora Deborah Lipstad-.Ocultar las noticias del Holocausto fue un reflejo de esa época".
Las críticas al comportamiento del New York Times durante el período nazi fueron expuestas en el museo. "Estados Unidos estaba experimentando un período de fuerte antisemitismo -señala la investigadora Deborah Lipstad-.Ocultar las noticias del Holocausto fue un reflejo de esa época". Crédito: NYT

La Segunda Guerra Mundial fue, de hecho, no una, sino dos guerras. La primera tenía la intención de crear un nuevo equilibrio entre países, con el predominio de una conquista de Alemania. Esta guerra fue seguida de cerca por el NYT hasta la victoria de las fuerzas aliadas. La otra guerra de Hitler fue contra las minorías, incluidos judíos, homosexuales y gitanos. El objetivo era convencer al pueblo alemán de la supremacía de la raza aria. Y esa fue la despreciapor el Times.

La profesora e investigadora de la NorthWestern University, Laurel Leff evaluó uno por uno los 1100 informes de exterminio judío publicados por The New York Times desde la noche de los cristales rotos (noviembre de 1938) hasta la caída del nazismo (1945). Encontró que la abrumadora mayoría eran pequeñas notas publicadas entre anuncios, material de agencia sin desarrollar. Y que solo seis llegaron a la portada en siete años. "La gran historia sobre el tema judío fue la cobertura de la administración Roosevelt, que recibió a 1000 refugiados en 1944 -dijo Leff-. Pero el periódico no dijo en una línea que la operación debería haber liberado a 50.000, ni que estos refugiados eran todos judíos".

En un punto, Rosenthal, Lipstad y Leff están de acuerdo: el mal ejemplo de la cobertura del New York Times de la causa judía durante el nazismo sirvió como ejemplo de cómo no se debe practicar el periodismo. En ese momento, los periódicos impresos eran dueños de la información. Con el desarrollo de las radios, después de los televisores y, finalmente, los medios digitales, el perfil de los medios impresos necesitaba ser cambiado.

La televisión, por cierto, fue protagonista en la Guerra de Vietnam, especialmente en la década de 1960. Las imágenes grabadas en Saigón y en los campos de batalla entraron en las casas de los estadounidenses sin pedir permiso. Era la época de las noticias y la aparición de los grandes presentadores. Mientras el patriotismo gobernaba, y las fuentes puramente oficiales de los Estados Unidos fueron seguidas sin ponerse en duda, la percepción de los ciudadanos estadounidenses era que la victoria solo sería cuestión de días.

Hasta que el noticiero de CBS tomó una postura más crítica, especialmente a través de la voz de su presentador Walter Cronkite. El sentimiento comenzó entonces a cambiar. Las protestas por la salida de la guerra crecieron. Le ganó la desesperación al entonces presidente Lyndon Johnson. "Si pierdo a Walter Cronkite, pierdo a Estados Unidos", admitió.

El movimiento de fin de guerra comenzó a dominar. Figuras públicas como Mohamed Ali? desertaron. Aparecieron manifestaciones con consignas como Flower power, agravadas por el asesinato del líder negro Martin Luther King, por ejemplo. Los Estados Unidos estaban hirviendo. Y antes de que el presidente Richard Nixon anunciara la salida de la guerra, el mismo Cronkite se despidió en un noticiero definitivo sobre Vietnam: "Hemos llegado al final del túnel. Y no hay luz". La prensa mostró su fuerza y ??los estadounidenses abandonaron Saigón.

Evolución de los medios

Uno de los enemigos de un museo (de por sí, un espacio de difícil evolución) de noticias (algo en constante movimiento) es el tiempo. El tiempo y la tecnología. El enorme panel en el vestíbulo principal ya era viejo. Hoy sería en 3D y HD. Y ni se hacía referencia siquiera a las redes sociales, a pesar de su uso incesante de figuras como el presidente Donald Trump. El Newseum parecía ya un museo anticuado.

"Si el museo se hiciera hoy, sería muy diferente", argumenta David Price, periodista y guía turístico de Newseum. Para él, la velocidad de la evolución de las herramientas periodísticas es imposible de seguir en un espacio físico como un museo.

De cualquier manera, el cierre del Newseum dejará viudas. Todos los que creen que no hay sociedad justa sin prensa libre. Especialmente en tiempos de gobiernos autoritarios, que no siempre están de acuerdo con esta máxima. La noticia, nuevamente, enfrentará la oscuridad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.