El dolor por el incendio de Notre Dame: una multitud se reunió para rezar frente a la Catedral

Canto de los franceses lamentándose por el incendio - Fuente Reuters

03:13
Video
(0)
15 de abril de 2019  • 22:32

El incendio en Notre Dame "pone de luto a todo el mundo". Así lo describió una mujer que se acercó a la Catedral luego de que las llamas destrozaran la iglesia. "Son más de 856 años que se están yendo en el humo", dijo al lamentar que, con esta tragedia, "se acaba toda una historia" porque lo que se perdió por el fuego "es patrimonio y arquitectura mundial". Y agregó: "Es impresionante que coincide con el nacimiento de Leonardo Da Vinci".

Como describió otro de los presentes, "casi todo el mundo en París" se acercó hoy a la Catedral tras conocer la noticia. "Yo creo que nadie podría imaginarse esto. Pensábamos que era un pequeño incendio pero cuando, al doblar una esquina, vimos las llamas fue terrorífico. Se saltaban las lágrimas, fue difícil contener la emoción".

Por la noche del lunes, algunos de los parisinos que observaban atónitos el edificio en llamas se arrodillaron en la acera para rezar y recitar el avemaría. Además, otras iglesias -como la basílica del Sagrado Corazón de Paris- se hicieron eco de la tragedia.

Es que con el incendio que desfiguró Notre Dame de París, los católicos de Francia lloran una de sus más bellas catedrales, a la vez un "símbolo vivo" de su fe, un lugar de "reconciliación" con otras culturas y con los no creyentes, y una parte de la historia de Francia. Así, mientras las llamas seguían arrasando la construcción, el Vaticano expresó su "incredulidad y tristeza" por lo ocurrido en este "símbolo de la cristiandad, en Francia y en el mundo".

"Va a ser una gran pérdida, una gran herida", declaró Eric de Moulins-Beaufort, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia (CEF) en su cuenta de Twitter. La catedral "forma parte de los símbolos de los esfuerzos de paz, belleza, esperanza y fe; incluso más allá de la fe cristiana", dijo. En su opinión, se necesitarán "años de trabajos" para reconstruirla.

"Es un lugar simbólico para los católicos no solo en París, sino también en el mundo", insistió Vincent Neymon, portavoz de la CEF, en declaraciones a la AFP. A unos días del fin de semana de Pascua, en plena Semana Santa, "está ardiendo un símbolo de la historia y un punto importante de la fe católica".

Neymon recordó que en "el interior hay cuadros, estatuas y un preciado mobiliario litúrgico de gran valor para los católicos". Además, resaltó que también está el tesoro, al que describió como "un lugar en el que hay cosas preciadas veneradas, como las espinas de la corona de Cristo". Afortunadamente, según monseñor Patrick Chauvet, rector de la catedral, esta y la túnica de San Luis se "salvaron".

Más allá de su dimensión espiritual, Notre Dame tiene "una dimensión simbólica muy fuerte, histórica y cultural, que afecta a todos los franceses", destacó Stanislas Lalanne, obispo de Pontoise, dentro de la región parisina.

Agencia Reuters y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?