El intérprete del homenaje a Nelson Mandela dice que tuvo un ataque de esquizofrenia