El lago Titicaca, cada vez más contaminado