El papa Francisco alertó sobre el peligro de "una tercera guerra mundial por el agua"