En Jerusalén, el papa Francisco visitó el museo del Holocausto: "Nunca más Señor, nunca más"