Opinión. El secreto de Francisco: se deja conmover por los problemas de la gente y nunca se resigna