El yerno del rey, embargado y cada vez más aislado

Urdangarín, imputado en una causa por desvío de fondos, no pagará la fianza, por lo que el juez va ahora tras sus bienes
Adrián Sack
(0)
8 de febrero de 2013  

MADRID.- El yerno del rey Juan Carlos I volvió a caer en desgracia ayer, al transformarse en el primer miembro de la familia real española en sufrir un embargo de bienes por parte de la justicia.

Iñaki Urdangarín, duque de Palma y esposo de la infanta Cristina de Borbón, decidió no pagar la millonaria fianza que los tribunales de las islas Baleares habían fijado en relación con la causa en la que ha sido imputado por un supuesto desvío de fondos del Estado en su favor.

En consecuencia, el juez que instruye en esa causa, José Castro, comenzó a tramitar un requerimiento personal para que Urdangarín, junto con su ex socio, el también imputado Diego Torres, presente una "relación de bienes" ante el juzgado número 3 de Palma.

Este procedimiento, que será solicitado oficialmente en los próximos días, buscará cubrir, a través del patrimonio personal de ambos, la fianza de 8,18 millones que el magistrado les impuso en su condición de antiguos responsables del Instituto Nóos de beneficencia.

Según la investigación oficial, Urdangarín y Torres habrían usado a esa entidad como "pantalla" para desviar algo más de seis millones de euros de las arcas públicas hacia cuentas bancarias propias en paraísos fiscales.

La fianza, que había sido impuesta en enero por Castro, fue ordenada para ser cubierta en forma "solidaria" entre los ex socios. Pero la mala relación actual entre ambos, y en especial la renuencia de Torres a aceptar culpabilidad alguna, frustró cualquier posibilidad de acuerdo entre los imputados.

El vínculo entre ambos quedó deteriorado luego de que la defensa del empresario comenzó a filtrar el contenido de diversos mails que comprometen tanto a Urdangarín como a la corona española. En uno de esos correos se dan detalles sobre la relación entre la monarquía española y la princesa alemana Corinna Sayn-Wittgenstein, señalada como la presunta amante del rey.

Ante el virtual impago de la fianza, tanto Urdangarín como Torres deberán responder con sus bienes. El duque de Palma cuenta con numerosas propiedades, entre las que se destaca la célebre mansión en el barrio Pedralbes, de Barcelona, cuya adquisición fue vinculada con este escándalo de corrupción. La propiedad costó cerca de siete millones de euros.

El yerno del rey también posee, junto con su esposa, otros dos departamentos, una cuarta vivienda en Terrassa y dos cocheras. Además, según versiones no confirmadas, compartiría la propiedad de otras tres casas con el propio Torres.

La semana pasada, Urdangarín había interpuesto un recurso para no pagar la fianza, al argumentar que la medida lo sometería a un "injusto empobrecimiento".

Por otra parte, la defensa del duque insiste en que la investigación de Castro es "sesgada, parcial y fuera de plazo". Por este motivo, sus abogados analizan la posibilidad de recurrir la orden del juez al Tribunal Constitucional y dejar así sin efecto la fianza.

Más allá de los problemas vinculados con el avance de la causa, Urdangarín debió lidiar en los últimos días con presiones desde distintos frentes. En el ámbito político, el gobierno de Palma de Mallorca comenzó a evaluar una propuesta parlamentaria para que el yerno del rey dejara de utilizar su título nobiliario, con el presunto fin de que el nombre de la localidad balear no quedara vinculada con el escándalo de corrupción.

Desde la corona, donde se acaba de desmentir cualquier intento de promover el divorcio entre los duques, Urdangarín recibió un duro mensaje de advertencia, al ser retirados su nombre y su currículum de la web oficial de la monarquía española.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.