En una semana, Bezos destronó a Musk y volvió a ser el hombre más rico del mundo