España, ante más recesión y desempleo

La desocupación alcanzó su récord; el gobierno y el FMI advirtieron que ese indicador crecerá, al tiempo que la economía se hunde
Adrián Sack
(0)
28 de julio de 2012  

MADRID.- España no sólo sufre en estos momentos la peor crisis económica de su historia moderna, sino que la padecerá -y con mayor intensidad- también durante los próximos dos años, según advirtieron ayer el gobierno de Mariano Rajoy y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobierno anunció ayer que España alcanzó, en la mitad del año, su pico de desempleo para su historia contemporánea -el 24,63% de su población activa ya está al margen del mercado laboral-, en parte, gracias a los recortes. Sólo horas más tarde el FMI advirtió que la desocupación y la recesión se profundizarán en lo que queda de 2012 y en 2013.

En su informe anual, el organismo financiero corrigió sus previsiones para los próximos seis meses, período en el que, de acuerdo con sus cálculos, el Producto Bruto Interno (PBI) de España acentuará su declive y la actividad económica caerá 1,7%. Es decir, 0,2% más que el ya inquietante 1,5% pronosticado a comienzos de año.

Las predicciones son aun peores para 2013. Para el Fondo, el año próximo España va a duplicar su caída, del 0,6% estimado inicialmente hasta un 1,2%, como producto de la intensificación de la política de austeridad de Rajoy, que fue mucho más allá de lo anunciado inicialmente en su programa de gobierno.

El trabajo del FMI destaca que el reciente recorte oficial de 80.000 millones de dólares tendrá una influencia "significativa" en el nivel de crecimiento económico, ya que llevará a que la actividad se contraiga. España, según el organismo, recién logrará en 2014 acoplarse al proceso de recuperación económica que se espera para los países más poderosos de la Unión Europea (UE).

El caso de España será sin dudas diferente del de los socios prominentes de la UE. Si se tiene en cuenta los efectos del agravamiento de su recesión, recién en 2017 se encontrará en condiciones de superar el nivel de PBI que tenía en 2007, a comienzos de la crisis.

El panorama también es preocupante en cuanto a la deuda pública, uno de los ámbitos en el que España aún mantiene cierto margen de maniobra para ejecutar reformas estructurales.

Según el FMI, las necesidades de financiación harán crecer las obligaciones del Estado, que en 2015 alcanzarán el 97% del PBI, cerca de 40 puntos por encima de las recomendaciones de la Unión Europea.

De esta manera, y a pesar de que el Fondo estima que la economía española retomará ligeramente la senda del crecimiento en 2014, las consecuencias de la reactivación no se dejarán sentir en la práctica, sino hasta varios años después.

Este efecto negativo se vería respaldado por la falta de una recuperación clara de la tasa de empleo. Las predicciones del Palacio de la Moncloa reconocen que, de no mediar la influencia de una variable imprevista, no bajará del 23% en los próximos dos años.

Desde Franco

En ese sentido, el gobierno también reconoció que el índice de desempleo "podría seguir incrementándose" en el segundo semestre del año, a pesar de haberse alcanzado ya el 24,63%, según se supo ayer, lo que se traduce en 5.963.100 desocupados.

Estos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) llevaron a que, por primera vez desde la crisis, se superara la barrera del 24,55% registrado en 1994, en la que era hasta ahora, en términos porcentuales, la marca más alta de desocupación registrada desde la muerte del dictador Francisco Franco, en 1975.

Pero no sólo las cifras récord sobre la caída constante de la ocupación reflejan la inquietud por la delicada situación del mercado laboral. Ayer, el propio secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, admitió que para el gobierno son "motivo de preocupación" tanto el inédito crecimiento del desempleo juvenil -afecta a uno de cada dos españoles de menos de 25 años- como el de la desocupación de larga duración.

Las noticias sobre el empeoramiento de la situación social, por el estancado y aún declinante mercado laboral, opacaron el optimismo que generó la ruptura de la tendencia negativa registrada por los mercados en los últimos dos días.

Gracias al guiño del Banco Central Europeo (BCE) sobre la posibilidad de comprar deuda española, la Bolsa de Madrid mostró una fuerte recuperación y el riesgo país cayó más de 100 puntos, pero el nuevo récord de desempleo dejó un saldo de descontento y malhumor en la sociedad.

Por otro lado, el temor sobre un posible rescate financiero total de España, que esta semana se mantuvo intacto, fue reforzado ayer por las críticas y previsiones de una de las dos centrales sindicales del país, las Comisiones Obreras (CC.OO.).

Tras calificar de "desastrosos" y "muy negativos" los datos oficiales sobre el empleo, la entidad gremial, que podría lanzar una huelga general para septiembre u octubre próximos, afirmó que el número de desocupados se disparará en el segundo semestre. "Si el desempleo no se reduce en forma sustancial en el otoño-invierno, veremos, por desgracia, de nuevo cifras récord en torno a los seis millones de desempleados", señaló el sindicato.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.