Estados Unidos ajusta más las sanciones económicas a Irán

Emilio Cárdenas
Emilio Cárdenas PARA LA NACION
(0)
13 de febrero de 2020  • 04:29

La alta tensión en las relaciones entre los Estados Unidos e Irán no disminuye. Por el contrario, mantiene su peligrosa intensidad.

Prueba de esto es que Estados Unidos acaba de anunciar la imposición de nuevas sanciones económicas a dos grandes empresas iraníes: primero a la mayor empresa nacional de navegación, transportadora de lo sustancial de las importaciones a ese país que llegan por mar y segundo a la empresa aérea del Estado, "Mahan Air".

Al hacerlo, justificaron la medida en que esas dos empresas colaboran -activa y sustancialmente- en llevar adelante los peligrosos programas misilísticos y nucleares del país de los persas. Esto significa que posibilitan que Irán siga adelante -a toda marcha- con sus actuales programas de proliferación de armas de destrucción masiva.

El mensaje es bien claro: apunta a advertir a cualquier empresa del mundo que haga lo mismo, que ella también puede resultar objeto de fuertes sanciones.

La medida comentada se tomó bajo la denominada política de " máxima presión" sobre Irán que Estados Unidos aplica a ese país, con éxito relativo.

La preocupación principal de Estados Unidos en estos momentos pareciera ser la fuerte expansión de los amenazadores ensayos misilísticos, realizados con distintos tipos de proyectiles, por parte de Irán. Con algunos de los cuales Irán atacó, hace pocas semanas, las principales instalaciones petroleras de su vecina, Arabia Saudita, y un par de bases militares estadounidenses en la zona del Golfo.

Ambas empresas iraquíes recientemente sancionadas fueron acusadas de haber falsificado reiteradamente documentación, para así tratar de esconder o disimular su labor real en apoyo de los peligrosos programas militares iraníes. Incluyendo el transporte de materiales como el grafito y la fibra de carbón, componentes esenciales en la fabricación de misiles.

Es evidente que la ya larga y peligrosa pulseada entre ambos países -que conforma el rubro más ríspido de la delicada agenda de paz y seguridad del mundo- continúa abierta, para inquietud de todos ciertamente; y que las sanciones a Irán no desaparecerán en el corto plazo y van -en cambio- camino a crecer y extenderse.

Exembajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.