La fábrica del terror: el empresario argentino, preso por abuso sexual y torturas en Chile

Hugo Larrosa, de 64 años, fue detenido acusado por los delitos de abuso sexual reiterado y abuso sexual agravado
Hugo Larrosa, de 64 años, fue detenido acusado por los delitos de abuso sexual reiterado y abuso sexual agravado Crédito: Twitter
(0)
8 de abril de 2019  • 09:04

SANTIAGO.- Un hombre en un rincón de un cuarto que grita, que gime. Otro que lo acorrala, lo empuja, le pega patadas, le pega piñas. El hombre golpeado que intenta defenderse y no puede, el agresor que sigue, que lo arrastra, que lo humilla. La semana pasada, las imágenes que salieron a la luz provocaron terror y dejaron al descubierto las barbaridades que ocurrían dentro de una fábrica de un argentino en Chile.

El empresario Hugo Larrosa, de 64 años, dueño de una empresa de alimentos (Don Hugo) en el país vecino, fue detenido el sábado en la localidad de Chicureo acusado por los delitos de abuso sexual reiterado y abuso sexual agravado, por lo que la Justicia chilena decretó su prisión preventiva.

El empresario argentino tenía su fábrica en la periferia de la capital Santiago y su caso fue denunciado por un reportaje televisivo que mostró las duras imágenes filmadas por empleados, en la que se identifica a Larrosa propinando una serie de maltratos y humillaciones en especial a uno de sus trabajadores.

El juzgado de Garantía de Colina, región Metropolitana, decretó la prisión preventiva como medida cautelar al considerar al acusado un "peligro para la seguridad de la sociedad" y "por peligro de fuga".

"Se logró reunir evidencia concreta, declaración de testigos, material audiovisual, elementos suficientes para acreditar el delito de abuso sexual contra mayores de 14 años", señaló Francisco Ceballos, comisario de la Policía de Investigaciones de Chile.

Hugo Larrosa, de 64 años, fue detenido acusado por los delitos de abuso sexual reiterado y abuso sexual agravado

12:33
Video

Exmiembro de la Policía Federal Argentina

Larrosa, quien desde hace más de treinta años se dedica a la distribución de alimentos, ingresó a la fuerza en 1975 y, luego de haber pasado los dos primeros años como estudiante, se especializó en Comunicaciones. En 1998, ya como subcomisario, decidió retirarse.

Para entonces, ya era un hombre de negocios: en 1988, con diez mil australes, fundó Darnos, también dedicada al rubro alimentos, y en 1993 era el gerente de Calea, dedicada a la importación y exportación de electrodomésticos.

Los delitos cometidos por Larrosa fueron expuestos a través de una investigación periodística presentada esta semana en la Televisión Nacional de Chile, reportaje titulado "La fábrica del terror".

Así se conoció el abuso sexual sistemático en el interior de la empresa de alimentos con objetos como plumones y pistolas de silicona, además de los golpes de puño o con sacos de arroz, patadas, llaves de artes marciales, mordidas de orejas y azotes con hebillas de cinturones, entre otros agravios que se sucedieron entre 2012 y 2015.

Asimismo, Larrosa solía "besar la boca de la víctima, tocar la zona genital y anal. La víctima se encontraba en incapacidad de oponerse debido a 'amenaza permanente de perder su empleo'".

Según el testimonio entregado al canal estatal, hay por lo menos 500 registros de dichas torturas, que incluían golpes con correas, sacos y látigos, y en varios de esos episodios las víctimas eran obligadas a sacarse la ropa, e incluso eran manoseadas.

Hugo Larrosa, de 64 años, fue detenido acusado por los delitos de abuso sexual reiterado y abuso sexual agravado

00:31
Video

Las torturas

En uno de los videos difundidos, José, un empleado que no había querido realizar una tarea, contó cómo fue torturado por Larrosa, quien lastimó sus genitales. "Sólo quería que pasara y que la gente se fuera e irme al baño a llorar", recordó el hombre y agregó, "Por poco me mata. Uno lo iba permitiendo. No sé, ahora lo miro desde afuera y parece una secta. Creo que esas actitudes son de enfermo".

Otro empleado contó que a un compañero que sufría vértigo y presión alta, "lo subió a una grúa, a 6 metros de altura, y lo dejó colgando 10 minutos. Aferrado a la grúa, él gritaba", relató. Larrosa mismo era quien ordenaba grabar lo que sucedía para después exhibir las imágenes a sus amigos.

Larrosa llegó hace 20 años a Chile tras haber intentado abrir negocios en la Argentina sin resultados. En Chile hizo una fortuna: cuenta con sucursales en el sur del país, así como en Uruguay.

Agencias AFP, ANSA y Télam

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.