Francisco dijo que en su viaje a Chile y Perú confirmó su “rechazo a los abusos de menores”