Fue despedida una de las empresarias más poderosas de EE.UU.

Carly Fiorina presidió Hewlett-Packard
(0)
10 de febrero de 2005  

NUEVA YORK.- Carly Fiorina, presidenta ejecutiva del gigante tecnológico Hewlett-Packard, la única mujer que dirigía una de las 30 empresas que integran el índice Dow Jones y una de las empresarias más poderosas de los Estados Unidos, fue despedida ayer luego de seis años en el cargo por "diferencias" con el directorio de la firma, una decisión que fue inmediatamente celebrada por Wall Street.

"Aunque lamento que el consejo y yo hayamos tenido diferencias respecto a cómo llevar adelante la empresa, respeto su decisión", señaló Fiorina en un comunicado.

Nacida en Texas hace 50 años, la ejecutiva tuvo una comentada visita a la Argentina en julio último, en la que, luego de una larga e infructuosa espera en la Casa Rosada, decidió marcharse sin mantener el encuentro programado con el presidente Néstor Kirchner.

Fiorina se retira de la compañía con una compensación de 21 millones de dólares, y será reemplazada en forma interina por el gerente de finanzas Robert Wayman, como gerente general, y por Patricia Dunn, directora de la empresa, como presidenta no ejecutiva de la firma.

La renuncia forzada de Fiorina fue una sorpresa para los analistas de Wall Street, que no dudaban del respaldo del consejo al trabajo de la ejecutiva, pese a las fuertes críticas de los expertos y de una buena parte de los accionistas de la empresa.

Los críticos destacan que desde que Fiorina asumió la presidencia de la firma sus acciones cayeron un 50 por ciento, que se negocian en la actualidad un 70 por ciento por debajo del máximo histórico de 2000 y que durante su gestión HP perdió el liderazgo en el mercado de las computadoras personales en manos de Dell.

Pero lo que más problemas le trajo a Fiorina fue la compra del fabricante de computadoras Compaq por unos 19.000 millones de dólares, una operación anunciada en septiembre de 2001 y completada un año más tarde. Muchos analistas y accionistas (entre ellos, los propios hijos de los fundadores de la empresa, William Hewlett y David Packard) se opusieron a esta compra, ya que no creían que se pudieran mejorar los márgenes de beneficios de la división de computadoras con un aumento de tamaño.

Magras ganancias

De hecho, en 2004 las ganancias del área fueron de apenas el 0,9%, muy lejos de las metas prometidas. Es decir, que de ventas de más de 24.000 millones de dólares se obtuvieron ganancias de tan sólo 210 millones.

Esto contrasta con lo que ocurre en la división de impresoras de la firma, donde con ventas similares se obtuvieron ganancias de 3850 millones de dólares. Por eso, muchos opinan que la división de impresoras está "subsidiando" los negocios del área de computadoras de Hewlett-Packard.

Y lo que es peor, la competencia de Dell, que según los analistas tiene un modelo de negocios nada fácil de vencer, hace difícil pensar que en algún momento HP pueda llegar a cumplir con las metas prometidas. De allí que para muchos lo mejor sería dividir la compañía, dejando por un lado el área de impresoras y por otro la de computadoras.

A juicio de los analistas, la salida de Fiorina aumenta la probabilidad de esta escisión, lo que explicaría la fuerte alza de las acciones de la empresa ayer en la bolsa neoyorquina, de 1,49 dólares, o un 7,4 por ciento, a 21,63 dólares. Según Dunn, las diferencias entre el directorio y Fiorina venían desde tiempo atrás. "No diría que la decisión fue súbita", explicó.

Indemnizaciones costosas

Aunque grande, la indemnización de 21.000.000 de dólares que recibirá Carly Fiorina está lejos de ser la mayor de Estados Unidos, donde el promedio de pagos por despidos a los ejecutivos de las 500 empresas más poderosas es de 16.000.000 de dólares.

Michael Ovitz recibió, cuando fue despedido de su cargo de CEO de Disney, en 1996, 160 millones de dólares. En el resto del mundo, Alfonso Cortina, ex CEO de Repsol YPF, cobró una compensación de 25.000.000 de dólares por su repentina salida de la petrolera en 2004, mientras que Juan Villalonga, ex responsable del grupo Telefónica, recibió 34.000.000 de dólares cuando, en 2000, dejó la compañía.

Perfil

  • Nacida el 6 de septiembre de 1954 en Texas (EE.UU.), Carly Fiorina se graduó en historia y filosofía en la Universidad de Stanford.
  • Decidida a seguir los pasos de su padre, continuó sus estudios y se inscribió en la facultad de derecho de la Universidad de Los Angeles, California. Al cabo de seis meses desistió.
  • Después de renunciar a la carrera de abogacía, viajó a Italia, donde vivió del sueldo de profesora de inglés, trabajó como recepcionista y tuvo una serie de empleos sin mayores perspectivas.
  • De regreso en Estados Unidos, decidió entrar en el mundo financiero. Realizó un master en negocios y administración (MBA) en la Universidad de Maryland y otro en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).
  • Su carrera en el mundo de la tecnología se desarrolló en AT&T y en el fabricante de telecomunicaciones Lucent Technology. En julio de 1999 ingresó en Hewlett-Packard.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.