In fraganti. Suspenden a un periodista de The New Yorker por masturbarse en medio de una videollamada

Jeffrey Toobin brindó sus disculpas tras la denuncia
Jeffrey Toobin brindó sus disculpas tras la denuncia Crédito: Facebook
(0)
20 de octubre de 2020  • 09:47

La revista The New Yorker anunció la suspensión de uno de sus periodistas luego de que se abriera una investigación tras una denuncia que asegura que el hombre, Jeffrey Toobin, experto en temas legales, se masturbó durante una llamada de trabajo por Zoom a principios de este mes.

"Cometí un error vergonzosamente estúpido, creyendo que estaba fuera de cámara", dijo Toobin en un comunicado ayer. "Pido disculpas a mi esposa, familia, amigos y compañeros de trabajo. Pensé que había silenciado el video, pensé que nadie en la llamada podía verme", agregó. Sin embargo, no brindó detalles ni confirmó qué es lo que estaba haciendo.

Por su parte, según lo publicado por el diario The Guardian, desde la publicación indicaron a los empleados por medio de un mail: "Queridos todos: como habrán leído en varios informes de noticias hoy, uno de nuestros escritores, Jeff Toobin, fue suspendido después de un incidente en una llamada de Zoom la semana pasada. Tengan la seguridad de que nos tomamos estos asuntos en serio y de que investigaremos".

Según los informes, de la llamada participaban empleados de la revista, así como personal de WNYC, una estación de radio de la ciudad de Nueva York y el área metropolitana que forma parte de la Radio Pública de Nueva York.

Toobin, autor del libro Verdaderos crímenes y delitos: la investigación de Donald Trump, también trabaja como analista en la cadena CNN, que aseguró en un comunicado que "pidió un tiempo libre mientras se ocupa de un problema personal".

Otros episodios

Los casos como este son frecuentes desde que el servicio de videollamadas cobró mayor popularidad en medio de la pandemia del coronavirus. En España y Brasil se registraron incidentes con figuras públicas que incluso se ducharon durante reuniones porque pensaron que habían apagado la cámara y el sonido. De hecho, en una reunión de la Legislatura de Río de Janeiro de agosto, uno de los participantes comenzó a tener relaciones sexuales en segundo plano.

En la Argentina hubo episodios de alumnos en clases que fueron al baño mientras los profesores hablaban y también un escándalo con un funcionario. Semanas atrás el legislador por Salta del Frente de Todos Juan Emilio Ameri fue suspendido en la Cámara de Diputados tras ser registrado en una situación íntima, de explícita connotación sexual, mientras exponía su par Carlos Heller en la sesión remota, por videollamada, que debatía la ley de defensa de los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.