Alta participación ciudadana en la votación a presidente de Irán

El 70 por ciento del electorado calculado en más de 50 millones de personas acudieron a votar al sucesor de Ahmadinejad, que negociará el acuerdo con la Argentina
(0)
14 de junio de 2013  • 18:14

TEHERAN.- Los comicios presidenciales en Irán concluyeron tras el cierre de los colegios electorales en Teherán a las 23.00 hora local (18.30 GMT) de hoy, informó el Ministerio iraní de Interior, que destacó la alta participación ciudadana calculada en un 70 por ciento, es decir, un 20 por ciento más que hace cuatro años.

Salvo en Teherán, el resto del país ya había cerrado sus centros de votación e iniciado el escrutinio de los votos poco después de las 22.00 (17.30 GMT), según los datos facilitados por el citado ministerio, que amplió varias veces el horario de votación.

El escrutinio se comenzó por los votos de los comicios presidenciales, en los que hay seis candidatos, y proseguirá con los de las elecciones locales.

De no conseguir ninguno de los seis candidatos a la Presidencia más del 50 por ciento de los votos, los dos que más sufragios hayan obtenido tendrán que acudir a una segunda vuelta el 21 de junio.

En su página web, el Ministerio de Interior agradeció la "participación masiva del pueblo iraní, que siguiendo las directrices del líder supremo (ayatolá Ali Jamenei) está creando una epopeya política".

Además de los cerca de 67.000 centros electorales en Irán, las autoridades de la República Islámica han habilitado 290 colegios en embajadas y consulados de 96 países.

Más de 50 millones de iraníes mayores de 18 años, dos terceras partes de la población, estaban convocados a votar hoy en los undécimos comicios presidenciales en los 34 años de la República Islámica de Irán para sustituir a Mahmud Ahmadineyad, que finaliza los dos mandatos consecutivos que permite la Constitución.

También se votó hoy para elegir a 126.000 representantes locales en las cuartas elecciones municipales que celebra el país desde que se convocaron por primera vez, en 1999.

Los comicios llegan cuatro años después de la cuestionada victoria en las urnas de Ahmadinejad, por lo que los reformistas esperan obtener una revancha en las elecciones generales de hoy, gracias a una "unión sagrada" con los moderados, que enfrenta un campo conservador minado por las divisiones.

Tras la retirada, el martes pasado, del reformista Mohammed Reza Aref, la oposición logró cerrar filas detrás de un único candidato, el moderado Hassan Rohani, que cuenta con el apoyo de los principales referentes del Movimiento Verde, la corriente que fue blanco de una fuerte represión después de las elecciones de 2009.

En el bando conservador, los llamamientos se multiplicaron para pedir la renuncia de alguno de sus cuatro candidatos en favor de los que parecen mejor situados. Pero los cuatro pretendientes, entre los que se destacan el negociador nuclear Saeed Jalili; el alcalde de Teherán, Mohammad Baqer Qalibafi, y el ex canciller Ali-Akbar Velayati, rechazaron esa posibilidad. Los candidatos conservadores están divididos, principalmente, sobre la actitud que deben adoptar ante Occidente tras las sanciones internacionales por el plan nuclear de Teherán.

El guía supremo de la República Islámica de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, principal personalidad del país, fue uno de los primeros en votar e instó los electores a acudir masivamente a las urnas, aunque públicamente no ha apoyado a ninguno de los candidatos. El presidente es la segunda personalidad del Estado, según la constitución iraní, y los asuntos estratégicos como el programa nuclear están bajo la autoridad directa del guía supremo.

El Gobierno, expectante por el memorándum

Con el memorándum por al atentado de AMIA de fondo, en la Casa Rosada esperan que Irán gire finalmente la nota de ratificación del acuerdo después de las elecciones, tras ser firmado hace 135 días.

La gran duda del canciller Héctor Timerman es si Teherán esperará que la definición del polémico memorándum quede en manos del presidente electo que sucederá a Ahmadinejad o bien se avanzará igual en el acuerdo. Como publicó LA NACION, esta posibilidad genera mucha incertidumbre en la Cancillería, ya que no existe seguridad de la Argentina de que el futuro jefe de Estado o el Consejo de los Guardianes -la máxima autoridad religiosa iraní, liderada por el ayatollah Ali Khamenei- podrán vetar todo lo avalado por el presidente Ahmadinejad.

Hace un mes, el encargado de negocios de la embajada de Irán en la Argentina, Ali Pakdaman, expresó que el presidente Ahmadinejad había ratificado el memorándum firmado con la Argentina y que se notificaría formalmente a la Cancillería. Pero la carta formal de Irán con la ratificación del acuerdo aún no llegó al país.

El Gobierno también pone especial atención en estas elecciones porque dos de los candidatos están bajo la lupa de la justicia argentina. Se trata de Mohsen Rezaei, ex comandante del Cuerpo de Guardianes de la Revolución y actual secretario del Consejo del Discernimiento, y Ali Akbar Velayati, asesor del líder supremo y ex canciller.

La semana pasada, durante la cumbre de la OEA en Guatemala, Timerman instó a Irán a dar una señal sobre el memorándum. En diálogo con la cadena norteamericana CNN, el canciller reiteró que "la Argentina ha convencido a Irán de que deben poner a los acusados en una sesión de indagatoria con el juez argentino". Pero luego fue elíptico en su mensaje: "Espero que Irán cumpla la palabra empeñada por el canciller iraní y fijemos una fecha para llevar adelante esa sesión", indicó.

Agencia AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.