Irlanda aceptó masivamente el aborto

Los votantes proabortistas celebraron ayer en el centro de Dublín la victoria en el referéndum
Los votantes proabortistas celebraron ayer en el centro de Dublín la victoria en el referéndum Fuente: Reuters
El 66% de la nación más católica de Europa votó a favor de una enmienda constitucional que avala la interrupción voluntaria del embarazo; el papa Francisco visitará el país en agosto
Luisa Corradini
(0)
27 de mayo de 2018  

PARÍS.- Antes de la gira del Papa en agosto y votando masivamente a favor de la eliminación de una de las leyes antiaborto más restrictivas del mundo, Irlanda confirmó ayer el profundo giro liberal de una sociedad que, en los últimos tres años fue además capaz de elegir a un primer ministro gay y votar, en otro referéndum, a favor del matrimonio homosexual. "Lo que hemos visto hoy es la culminación de una revolución tranquila que se ha ido produciendo en Irlanda en los últimos 10 o 20 años", dijo el primer ministro, Leo Varadkar, antes de conocerse los resultados oficiales.

Treinta y cinco años después de su introducción en la Constitución y a pesar de ser uno de los países más católicos de Europa, los partidarios del sí a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) obtuvieron un contundente 66% de los votos en el referéndum organizado por el gobierno del joven premier Varadkar, según se anunció oficialmente ayer. Un resultado sorpresivo cuando se tiene en cuenta que, 24 horas antes de la votación, si bien las encuestas daban una leve ventaja por el sí, el 17% de los 3,5 millones de inscriptos se declaraban "indecisos".

La compulsa, que tuvo como escenario un país profundamente dividido sobre la cuestión, registró una tasa de participación que llegó al 64%.

Una radiografía de la votación demuestra que quienes más votaron a favor del sí fueron los jóvenes (87%), las mujeres (70%) y los electores urbanos (77%). El no fue mayoritario en las zonas rurales (a veces hasta el 60%), donde la Iglesia sigue teniendo una fuerte influencia.

A favor del sí, el joven jefe de gobierno había calificado esta votación como una "oportunidad de una sola generación", asegurando que en caso de victoria del no, no habría otra consulta. A lo largo de la campaña, siempre recordó que "desde la introducción de la 8» enmienda en la Constitución, 170.000 mujeres tuvieron que viajar al extranjero para abortar".

Esa enmienda, que ahora debe ser eliminada de la Carta Magna en unos tres meses establece, desde 1983, la prohibición del aborto, incluso en caso de violación o de incesto, penándolo con 14 años de prisión.

A partir de abolición de la 8» enmienda, los médicos estarán oficialmente habilitados para practicar abortos. Pero podrán, sin embargo, negarse por cuestiones de conciencia, como sucede en la mayoría de los países europeos que aplican la misma legislación.

La decisión radical de los electores irlandeses significa además un nuevo y duro revés para la Iglesia Católica y el control que mantuvo históricamente sobre esa sociedad. También resultó profundamente dañada por una serie de escándalos de pedofilia de sus sacerdotes y por la terrible historia de miles de madres solteras esclavizadas en instituciones especiales o en asilos católicos, incluso hasta mediados de los años 1990.

La tendencia conservadora de la iglesia irlandesa está tan anclada en las costumbres que la Asociación de Sacerdotes Católicos pidió a sus miembros que no hablaran de política desde el púlpito durante la campaña.

La advertencia se produjo después que numerosos sacerdotes amenazaron a sus fieles con negarles la comunión si votaban a favor del sí.

Sorpresa para los abortistas

En todo caso, los resultados fueron una extraordinaria sorpresa hasta para los más fervientes militantes del sí. Una de las explicaciones, según los analistas, reside en que los defensores del aborto focalizaron la campaña en casos simbólicos que afectan a las mujeres, como las violaciones o las anomalías fetales. Ante una legislación tan restrictiva, como la irlandesa, muchos indecisos consideraron que, en esos casos, las mujeres debían tener derecho a decidir.

"Hace 100 años que las mujeres tienen derecho a votar. Hoy nuestro pueblo habló. Y dijimos que confiamos en las mujeres, que las respetamos y respetamos sus decisiones. Para mí, hoy es también el día en que dijimos ?basta'", declaró Varadkar.

Desde el punto de vista político, los resultados de esta consulta popular son un auténtico triunfo para el joven primer ministro irlandés. Para utilizar sus propias palabras, a los 39 años, ese médico mestizo y demócrata-cristiano, hijo de un indio y de una irlandesa, que dirige el país desde junio de 2017 al frente de una coalición, representa hoy para su país y para Europa, el símbolo "de una revolución tranquila".

La legislación en Europa

Unos pocos países prohíben o debaten el aborto

Malta

Este país insular, donde el 90% de la población profesa el catolicismo, es la única nación de la Unión Europea que prohíbe el aborto en todos sus supuestos, incluidos los de violación y peligro para la vida de la mujer. Está penalizado con hasta tres años de prisión

Andorra

La Constitución de Andorra "reconoce el derecho a la vida y la protege plenamente en sus diferentes fases". Solo está permitido el aborto en caso de que corra riesgo la vida de la madre

San Marino

Este pequeño país, la república más antigua de Europa, rodeado totalmente por Italia, permite el aborto solo si la madre corre riesgo de muerte

El vaticano

El Estado Vaticano prohíbe el aborto en todos los casos, pero no establece penalidades

En discusión

Polonia

Aunque el aborto es legal hoy, el Parlamento polaco estudia un proyecto para restringirlo en caso de malformación del feto. El 96% de los abortos obedecen a ese motivo

Eslovaquia

Actualmente es legal, sin dar explicaciones, hasta la semana 12. Hay un proyecto para restringirlo solo para casos especiales

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.