La acusación a Netanyahu por corrupción profundiza la crisis en Israel

Netanyahu
Netanyahu Crédito: Ilia Yefimovich/dpa
El premier, que enfrenta cargos por abuso de confianza y fraude, podría ser destituido por el Parlamento si fuera condenado; "es un intento de golpe", advirtió
(0)
22 de noviembre de 2019  

JERUSALÉN.- Israel quedó sumido ayer en el caos político luego de que Benjamin Netanyahu se convirtió en el primer jefe de gobierno en funciones acusado de corrupción, lo que podría acabar con la carrera política del líder que más tiempo gobernó desde el nacimiento del Estado hebreo.

El fiscal general Avichai Mandelblit decidió presentar cargos contra Netanyahu por abuso de confianza y fraude en tres casos de corrupción, así como de soborno en una de las investigaciones, indicó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

"Todo esto tiene como objetivo mi caída", reaccionó Netanyahu en una conferencia de prensa en Jerusalén, en la que puso en duda la independencia de la Justicia israelí. "Lo que está sucediendo es un intento de golpe de Estado contra el primer ministro", enfatizó.

Este anuncio podría tener importantes consecuencias políticas, ya que ocurre horas después de que el presidente Reuven Rivlin encargara al Parlamento encontrar un primer ministro, luego de que Netanyahu y su rival Benny Gantz fracasaran en formar un gobierno.

"Este es un día muy triste para Israel", dijo Gantz sobre la imputación del premier.

Como acusado, Netanyahu no está obligado a dejar su cargo de primer ministro o diputado, pero si finalmente es condenado, el Parlamento (Knesset) podrá votar su destitución si el delito implica "depravación moral", como ocurre con la acusación de cohecho, según indica la Ley Básica israelí, con rango constitucional.

En el llamado "caso 4000", el primer ministro es sospechoso de haber concedido favores gubernamentales que pudieron aportar millones de dólares al jefe de la sociedad de telecomunicaciones Bezeq, a cambio de una cobertura mediática favorable por parte de uno de los órganos del grupo, el sitio Walla.

El fiscal también decidió inculpar a Netanyahu por "fraude y abuso de confianza" en otros dos casos.

En el "expediente 1000", se acusa al premier de haber recibido más de 700.000 shekels (unos 202.000 dólares) de regalos de parte de algunos multimillonarios, en especial del productor Arnon Milchan y del australiano James Packer, a cambio de favores financieros.

Y en el "caso 2000", es sospechoso de haber tratado de lograr una cobertura favorable en el principal diario de Israel, el Yediot Aharonot.

Tras las elecciones legislativas de septiembre, los jefes de los dos principales partidos del país, Netanyahu, del derechista Likud, y Benny Gantz, del centrista Azul-Blanco, fracasaron en formar gobierno,

Rivlin encargó entonces ayer a Yuli Yoel Edelstein, presidente del Parlamento, que encuentre a una personalidad apta para dirigir un futuro ejecutivo.

Edelstein recibe este mandato en nombre del Parlamento, que tiene hasta el 11 de diciembre para presentar a Rivlin un documento firmado por al menos 61 de los 120 diputados, en el que se comprometan a apoyar a uno de ellos para el cargo de primer ministro.

"El Estado de Israel atraviesa un período sombrío de su historia", había dicho temprano el presidente, e instó a los diputados a actuar de forma "responsable" para evitar unas terceras elecciones en un año, tras las de abril y septiembre.

La imputación de Netanyahu podría reducir sus posibilidades de conseguir apoyos en la Knesset.

Según la ley israelí, Netanyahu puede permanecer como primer ministro a pesar de esta inculpación, pero no puede ocupar un cargo ministerial en un posible gobierno de coalición.

Netanyahu está apoyado por un bloque de derecha y religioso que suma 54 diputados.

Gantz tiene el apoyo de formaciones de centroizquierda y también de diputados árabes, aunque estos no integrarían su ejecutivo.

Aunque no lograron formar gobierno Netanyahu y Gantz podrían recibir otra vez el encargo de hacerlo, y ello abriría la vía a nuevas negociaciones.

"Netanyahu privilegia sus intereses personales" cuando la "mayoría del pueblo votó por una política diferente a la suya", señaló anteayer Gantz, tras anunciar que él tampoco había tenido apoyos suficientes para formar gobierno.

Antes de que Netanyahu fue inculpado, Gantz dijo que se rehusaba a compartir el poder con alguien que sea imputado.

Agencias AFP y ANSA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.