La célula ultrasecreta de la inteligencia rusa que acecha las grandes capitales de Europa

Roma
Roma Fuente: AP
Las agencias occidentales sospechan de la Unidad 29155, del GRU, que se especializa en acciones de desestabilización, sabotaje y asesinato
Michael Schwirtz
(0)
9 de octubre de 2019  

NUEVA YORK.- Todo empezó con una campaña de desestabilización en Moldavia, seguida por el envenenamiento de un comerciante de armas en Bulgaria y luego un golpe de Estado frustrado en Montenegro. Y el año pasado tuvo lugar en Gran Bretaña un intento de asesinato de un exespía ruso utilizando un agente nervioso. Aunque las operaciones tenían las huellas digitales de los servicios de inteligencia rusos, al principio las autoridades las tomaron como ataques aislados y desconectados.

Pero ahora funcionarios occidentales de seguridad concluyeron que esas operaciones, y posiblemente muchas otras, son parte de una campaña coordinada para desestabilizar Europa, ejecutada por una unidad de elite experta en subversión, sabotaje y asesinato del sistema de inteligencia ruso.

El grupo, conocido como Unidad 29155, opera desde hace por lo menos una década, pero los funcionarios occidentales lo descubrieron hace muy poco tiempo.

Los objetivos de la Unidad 29155 dejan en claro hasta qué punto el presidente ruso, Vladimir Putin, lucha activamente contra Occidente con su estilo distintivo de guerra híbrida -una mezcla de propaganda, ataques informáticos y desinformación-, además de la confrontación militar.

"Creo que nos habíamos olvidado de todo lo despiadado que pueden ser los rusos", dice Peter Zwack, exagente de inteligencia y exagregado militar en la embajada de Estados Unidos en Moscú.

Escondida detrás de las paredes de hormigón del 161° Centro de Entrenamiento de Especialistas de Operaciones Especiales, al este de Moscú, la unidad se encuentra dentro de la cadena de mando de la agencia de inteligencia militar rusa, más conocida como GRU.

Aunque gran parte de las operaciones del GRU son un misterio, las agencias occidentales empezaron a tener un panorama más claro de su arquitectura subyacente. Funcionarios estadounidenses dicen que en los meses previos a la elección estadounidense de 2016 fueron dos ciberunidades del GRU, conocidas como 26165 y 74455, las que hackearon los servidores del Comité Nacional Demócrata y la campaña de Hillary Clinton.

Los equipos de hackeo operaban principalmente desde Moscú, a miles de kilómetros de sus blancos. En cambio, los agentes de la Unidad 29155 operan sobre el terreno en los países europeos.

Las agencias occidentales identificaron la unidad en 2016, tras el golpe de Estado fallido en Montenegro, que implicó una conspiración de dos agentes de la unidad para matar al primer ministro y tomar el edificio del Parlamento.

Pero recién empezaron a tomar noción de las tareas específicas de desestabilización tras el envenenamiento en marzo de 2018 de Sergei Skripal, un exagente del GRU que había traicionado a Rusia espiando para los británicos.

Pero la operación era más compleja de lo que en su momento revelaron los funcionarios. Según dos funcionarios europeos, tres agentes de la Unidad 29155 viajaron a Gran Bretaña justo un año antes del envenenamiento, posiblemente para hacer una práctica. Y dos de esos agentes habían integrado el equipo que en 2015 intentó envenenar al comerciante de armas búlgaro Emilian Gebrev.

El equipo intentó matar dos veces a Gebrev, una vez en Sofía, la capital, y la otra un mes más tarde en su casa en el Mar Negro.

Alex Younger, jefe del MI6, el servicio de inteligencia exterior británico, denunció la creciente amenaza rusa e insinuó la vinculación entre los hechos.

"Se puede ver que hay un programa de actividad concertado, y sí, suelen estar involucradas las mismas personas", dijo Younger. "Comprobamos que hay una amenaza permanente del GRU y de los otros servicios de inteligencia rusos, y que para ellos casi nada está prohibido", agregó.

Amenaza existencial

El Kremlin entiende que Rusia está en guerra contra un orden liberal occidental al que considera una amenaza existencial.

En una ceremonia por el centenario del GRU, Putin, de pie bajo un fondo brillante con el logo de la agencia -un clavel rojo y una granada explotando-, la describió como "legendaria". "Desafortunadamente, la posibilidad de un conflicto está en aumento en el mundo", dijo Putin. "Se lanzan provocaciones y mentiras descaradas, y hay intentos de alterar la paridad estratégica".

Un agente retirado del GRU que conoce la Unidad 29155 dice que está especializada en preparar "misiones de distracción, en grupos o individualmente: bombardeos, asesinatos, lo que sea". "Ahí trabajaban hombres importantes", dice el exagente. "Trabajaban encubiertos y como agentes internacionales".

Aunque es una fuerza de elite, la unidad parece operar con un presupuesto ajustado. Los agentes con frecuencia comparten un alojamiento barato para hacer economía durante los desplazamientos. Los investigadores británicos dicen que los sospechosos del envenenamiento de Skripal se alojaron en un hotel de bajo costo en Bow, un barrio del este de Londres.

Pero también están perplejos por los descuidos cometidos durante las operaciones de la unidad.

Skripal sobrevivió al intento de asesinato, igual que Gebrev, el comerciante de armas búlgaro. El intento de golpe de Estado en Montenegro generó una atención enorme, pero finalmente fracasó. Un año más tarde, Montenegro se adhirió a la OTAN.

Sin embargo, los funcionarios occidentales de seguridad dicen que es posible que todavía no se hayan descubierto otras operaciones más exitosas.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.