La desconfianza aflora entre la policía nacional y la catalana tras el atentado