La frontera serbia, una nueva puerta de entrada a Europa