La Iglesia y el consuelo "divino" de la población