Conmoción. La muerte de un juez de la Corte de EE.UU. abre una lucha ideológica