Uruguay: la primera prueba, mantener la coalición

Nelson Fernández
Nelson Fernández MEDIO: Corresponsal en Uruguay
(0)
29 de noviembre de 2019  

MONTEVIDEO.- No hay antecedentes en Uruguay de un festejo de una victoria electoral con banderas de tantos partidos, y eso fue un distintivo de la jornada de ayer.

El Partido Nacional ganó pocas veces las elecciones: 1958, 1962 y 1989. Pero esta vez la celebración fue más amplia debido a la alianza lograda entre partidos de centro, de derecha y de centroizquierda.

Lacalle Pou consiguió tejer una coalición que llamó "multicolor", porque combina cinco agrupaciones de diferente concepción político-ideológica y selló el acuerdo con un documento programático, basado en las coincidencias de todos los partidos.

Las imágenes de militantes festejando, luego de que ayer el avance del escrutinio de la Corte Electoral confirmaba los datos del domingo, fueron con banderas blancas y celestes, del Partido Nacional (o "Blanco"); con las coloradas con el sol, del tradicional adversario; las naranjas o artiguistas, de Cabildo Abierto; las violetas del Partido Independiente, y las verdes del Partido de la Gente.

Esa celebración colorida fue reflejo de una construcción exitosa de Lacalle Pou, que supo que debía llegar con amplio respaldo para enfrentar a la poderosa coalición de izquierda del Frente Amplio, que lleva tres gobiernos seguidos, desde 2005.

Pero el festejo también es un desafío porque la mayoría parlamentaria y la estabilidad política dependen de cómo funcione una coalición partidaria inédita por su diversidad.

El Frente Amplio fue una experiencia de coalición con interna variada, pero desde que se creó, en 1971, ha votado unido, con una misma bandera y una estructura propia.

La coalición de gobierno es distinta. Son lemas distintos, que tuvieron candidatos presidenciales propios, que llegan con sus programas de gobierno y que tienen proyecciones políticas que compiten entre sí.

Hasta ahora, las dudas estaban en si Lacalle Pou iba a lograr su objetivo de ordenar esas colectividades en torno de su candidatura para que se subieran a un estrado todos. Logró el acuerdo, logró la firma de un programa común y obtuvo la foto de los líderes.

Ahora el interrogante está en el éxito futuro de la gestión de la coalición.

El Frente Amplio procesa su duelo de la derrota, pero queda fuerte en el Parlamento, con 13 de los 31 votos del Senado y 42 de los 99 diputados, pero además, con el control de organizaciones gremiales y sociales.

Lacalle Pou estableció condiciones para la asociación, con participación en el Consejo de Ministros y con el compromiso de votar las reformas acordadas, mediante una ley de "urgente consideración" y el presupuesto nacional.

El documento programático abarca 13 puntos: equilibrio fiscal; reforma del Estado y mayor transparencia; reestructuración de las empresas estatales; mejorar la competitividad con impulso al crecimiento; combate del delito y refuerzo del aparato policial; nueva política de defensa; reforma de la educación; protección social; agenda de derechos; relaciones laborales; sistema de salud, y protección del medio ambiente.

El gobierno multicolor llega con expectativas de cambio de quienes lo votaron, fundamentalmente por una mejora sustantiva de la seguridad pública y por la recuperación de la economía y del nivel de empleo. Los derrotados estarán vigilantes y con reflejo de rechazo a medidas que sientan "neoliberales".

Lacalle Pou festeja hoy con respaldo sólido y una amplia base de sustentabilidad. Ahora, para tener éxito en su gestión, deberá mantener unidas esas cinco banderas. Parece fácil para celebrar, pero no tanto para gobernar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.