Suscriptor digital

La rutina del Chapo, fugitivo en las montañas de Sinaloa

El Chapo Guzman
El Chapo Guzman Fuente: Archivo
Un cercano colaborador relató en el juicio cómo era la vida del poderoso líder narco cuando estaba prófugo en la sierra de su país
Sandro Pozzi
(0)
2 de febrero de 2019  

NUEVA YORK.- El narcotraficante colombiano Alex Cifuentes vivió durante dos años con Joaquín Guzmán en las sierras de Sinaloa. Apenas subió al estrado, durante el juicio que se celebra contra el capo mexicano en Nueva York, lo saludó con complicidad subiendo las cejas.

Llegó a estar tan cerca del Chapo que afirmó haber sido su brazo derecho y "también su izquierdo". Su recuento sirvió para exponer la rutina que seguía de fugitivo, escondido en las montañas. "Solía despertarse a mediodía -declaró-, tras el almuerzo realizaba las llamadas a sus socios caminando bajo los árboles".

Alex Cifuentes fue a vivir con Joaquín Guzmán en otoño de 2007 para seguir el negocio de la distribución de cocaína y garantizar que llegaba a su familia el dinero de las ventas. Era más que un socio. "Hacía lo que Joaquín me pidiera", declaró. Durante su testimonio se refirió al narcotraficante por su nombre de pila. Comentó también que estaban muy preocupados con su seguridad y que le sugirió tener un helicóptero para poder escapar rápido.

La residencia donde pasó más tiempo era Las Trancas. El Chapo tenía unas siete propiedades en las montañas del Triángulo Dorado, según su recuento. A una la llamaban La Playa, porque estaba junto a un pantano. Eran estructuras pequeñas, de madera, que contaban con sus propios generadores. Tenían televisión vía satélite y acceso a internet.

"No eran lujosas -dijo-, para no llamar la atención del Ejército".

Todas tenían una característica común: las ventanas estaban polarizadas para que no se viera su interior. El Chapo contaba con varios secretarios personales que tomaban notas todo el tiempo en libretas de bolsillo. "Había siempre muchas cosas que hacer y muchos números", explicó. Ellos se encargaban de pasarle los mensajes cuando se levantaba, de llevarle la agenda y organizar la compra de víveres.

Cifuentes indicó que gastaban cerca de 200.000 dólares mensuales en las operaciones del campamento, donde tenía a medio centenar de pistoleros. "La seguridad estaba organizada en tres anillos", explicó. Unos custodiaban las inmediaciones de la residencia. Otros, las vías de acceso. También tenía personal en los helipuertos del Ejército. Contó que estaban obligados a ir siempre vestidos con ropa de camuflaje.

Había dos personas con siete radios dedicadas exclusivamente a vigilar al Ejército. Identificaban a los militares como cachuchas, verdes y guachos. El narco llevaba siempre una AR-15 con lanzagranadas y su pistola con diamantes incrustados en la culata. El ingeniero Cristian Rodríguez ya relató que estuvieron tres días escondidos en las montañas para escapar de una operación.

Cifuentes explicó que solían cambiar de vivienda cada 20 días. "Los guardas que dejaban atrás no conocían la nueva localización", señaló. Y aguantaban hasta cinco minutos antes de abandonarla cuando recibían la alerta de que se aproximaba el Ejército.

"Dio la orden de no dispararles en la medida de lo posible", afirmó. La guerra con los hermanos Beltrán-Leyva también les planteó problemas de seguridad.

Mujeres

Además del personal de seguridad y los secretarios, tenía siete mujeres de servicio que se rotaban en parejas. El refugio era frecuentado por sus socios más próximos y familiares. "Se llegaba con una avioneta -explicó-; había que ser un piloto muy experto". Emma Coronel, su esposa, se acercó en alguna ocasión. "Iba poco", afirmó en la descripción de la rutina. "También alguna amante", añadió.

Durante el testimonio, el jurado escuchó una llamada interceptada en la que hablaba con Cóndor, uno de sus secretarios en Culiacán, discutiendo distintos métodos para llevar droga de Estados Unidos a Canadá. Otros audios estuvieron relacionados con el envío de cocaína con origen en Ecuador. Y se presentaron las primeras pruebas incriminatorias durante el juicio relacionadas con el tráfico de metanfetaminas.

Cifuentes comentó también que estuvo en la fiesta de cumpleaños que celebró el 4 de abril de 2008. Guzmán recibió múltiples regalos, incluida una camioneta blindada blanca tipo pickup y un vehículo todoterreno Hummer camuflado. El narco colombiano se quedó en la sierra con el Chapo hasta la primavera de 2009. De ahí se trasladó a Cancún.

Pero antes tuvo que recibir la autorización del jefe. En las ocasiones anteriores que le planteó irse, le negó la petición.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?