Las protestas en Atlanta mantienen encendido el reclamo de justicia racial

Con el fallecimiento de un afroestadounidense de 27 años, Atlanta se unió a la ola de protestas que se expandieron Estados Unidos después de la muerte de George Floyd
Con el fallecimiento de un afroestadounidense de 27 años, Atlanta se unió a la ola de protestas que se expandieron Estados Unidos después de la muerte de George Floyd Fuente: AP - Crédito: Brynn Anderson
(0)
14 de junio de 2020  • 20:20

WASHINGTON.- El restaurante Wendy's donde Rayshard Brooks murió terminó incendiado y la ruta que rodea la ciudad fue bloqueada. Pero esas protestas ni el despido del agente que disparó, Garrett Rolfe; la suspensión de su colega, Devin Brosnan; la renuncia de la jefa de la policía, o el repudio de la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, bastaron para que los miles de personas que salieron a gritar su furia mantengan en la calle el reclamo de justicia y alienten una reforma del sistema policial, que se suma a la ola de protestas contra el racismo que avanza en Estados Unidos desde hace casi un mes.

Con el fallecimiento de un afroestadounidense de 27 años, Atlanta se unió a la ola de protestas que se expandieron Estados Unidos después de la muerte de George Floyd. Según un informe oficial, Brooks se hallaba durmiendo en su auto fuera de un restaurante de la cadena Wendy's y los empleados llamaron a la policía para quejarse de que estaba bloqueando la circulación de los clientes.

Cuando la policía intentó detenerlo, Brooks se dirigió pacíficamente a los agentes: "Bebí algo de cerveza, es el cumpleaños de mi hija...", dijo después de dar positivo en el test de alcoholemia. "Puedo volver a casa a pie, no quiero violar ninguna reglamentación", añadió. Pero los oficiales trataron de esposarlo, él se resistió y le quitó a uno de ellos la pistola Taser con que intentaba dominarlo. En esa riña, Brooks se alejó con la Taser en la mano y Rolfe le disparó tres veces.

La Oficina de Investigación de Georgia (GBI) sostuvo que "Brooks se volvió y apuntó con la Taser al oficial, que utilizó su arma", pero las imágenes difundidas en las redes sociales mostraron que el sospechoso le daba la espalda al policía cuando este disparó. Por eso, la GBI aclaró que estaba revisando todos los videos e hizo un llamado público en su cuenta de Twitter para que los testigos del hecho colaboraran con la investigación.

Centenares de manifestantes cortaron el sábado a última hora el tráfico de una ruta interestatal y prendieron fuego al local de Wendy's cerca del cual Brooks murió. Este es el 48° caso de tiroteo con policías implicados que investiga el GBI desde comienzos de año, señaló el diario local Atlanta Journal-Constitution. En 15 de esos tiroteos, hubo muertos.

Videos

Los videos del incidente reavivaron el debate sobre el uso de la fuerza por parte de la policía mientras crecen en Estados Unidos las protestas contra el racismo. "Lo vi en internet (...) Lo más doloroso para mí es ver el video, despertarme y ver el video", relató Decatur Redd, primo de Brooks. "Y yo tengo dos niños pequeños, ellos ven el mismo video", agregó consternado.

"Queremos justicia. Estamos comprometidos en encontrar una vacuna contra el coronavirus, pero no para encontrar un freno a la policía que dispara en cuestión de segundos contra un afroamericano", señalaron los abogados de la familia Brooks. "La pistola Taser no es un arma letal, ¿por qué le dispararon? [El policía] tenía otras opciones antes que dispararle por la espalda", se preguntaron.

La exlegisladora de raza negra Stacey Abrams, cuyo nombre resuena para acompañar al demócrata Joe Biden en la fórmula presidencial para las elecciones de noviembre, opinó que la ira de los manifestantes "es legítima". "La rabia y la indignación son legítimas. Un hombre murió porque dormía en su auto estacionado en un restaurante y sabemos que no se trata de un incidente aislado", afirmó.

James Clyburn, el afroamericano con el cargo más alto del Congreso, también respaldó las manifestaciones y consideró que "no era necesario el uso letal de la fuerza". En coincidencia, Cory Brooker, senador de ascendencia afroamericana por Nueva Jersey y excandidato a la Casa Blanca, invitó a aprovechar las protestas para actuar y para hacerlo en modo bipartidista.

Sin embargo, el Congreso aún no encuentra consenso respecto de cómo proceder sobre las medidas a tomar: mientras los demócratas apuntan a una profunda reforma de la policía a nivel federal, los republicanos buscan intervenciones específicas.

Después de la muerte de Brooks, la jefa de policía de Atlanta, Erika Shields, con más de dos décadas de trabajo en ese departamento, renunció. La alcaldesa Keisha Lance Bottoms detalló: "Debido a su deseo de que Atlanta sea un modelo de cómo debería ser una reforma significativa en todo el país, la jefa Shields ofreció renunciar inmediatamente como jefa de policía".

En tanto, el policía que le disparó a Brooks fue despedido el sábado e identificado por las autoridades locales como Garrett Rolfe, al tiempo que el segundo oficial fue enviado a tareas administrativas, según consignó la cadena ABC New.

Agencia AFP y ANSA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.