Lejos del protocolo británico, nació el hijo de Harry y Meghan

El duque de Sussex hace el anuncio a la prensa, en el Castillo de Windsor
El duque de Sussex hace el anuncio a la prensa, en el Castillo de Windsor Fuente: AFP - Crédito: Steve Parsons
El parto no fue en el tradicional hospital de la monarquía
Luisa Corradini
(0)
7 de mayo de 2019  

PARÍS.- Tras semanas de especulaciones y conjeturas, la espera terminó ayer por la mañana, cuando el príncipe Harry anunció el nacimiento de su primogénito, séptimo en la línea sucesoria al trono y primer miembro mestizo de la actual familia real británica. Su nombre será conocido en las próximas horas, una vez que sea aprobado por la reina Isabel.

"Meghan y yo tuvimos un varón esta mañana. La mamá y el bebé están magníficamente bien. Esta ha sido la experiencia más asombrosa que pude imaginar", declaró Harry, duque de Sussex, visiblemente emocionado. Acto seguido agradeció al pueblo británico todas las manifestaciones de afecto que recibieron durante los nueve meses de embarazo de su mujer, la exactriz norteamericana Meghan Markle.

El niño -a quien todos llaman "baby Sussex"- nació a las 5.26 de la mañana, pesó poco más de 3,26 kilos y vio la luz en la residencia de sus padres, Frogmore Cottage, en la localidad de Windsor, una suntuosa casa solariega, regalo de la reina Isabel de Inglaterra a la pareja, cuya renovación costó cerca de 4 millones de dólares a los contribuyentes británicos.

No recibir a su primogénito en el Hospital St. Mary's de Londres, donde nacen tradicionalmente los miembros de la familia real, no fue la única decisión fuera de protocolo de los duques de Sussex. Harry, de 34 años, y su mujer, de 37, comenzaron a hacerlo desde su boda, cuando incluyeron en la ceremonia un coro de góspel, confiaron el sermón a un extravagante obispo afroamericano e invitaron a numerosas celebridades de Hollywood.

Después abrieron su propia cuenta en Instagram, evitando así la intromisión de la prensa británica en su vida privada. Un mes antes del nacimiento, también anunciaron la cancelación de la tradicional sesión de fotos a la salida de la maternidad del hospital, primera presentación oficial de todos los bebés reales.

Según un comunicado del Palacio de Buckingham, el príncipe Harry asistió al parto y la madre de Meghan, que voló especialmente de Estados Unidos, se hallaba en la residencia con los duques.

Octavo bisnieto de la reina Isabel y el duque de Edimburgo, cuarto nieto del príncipe Carlos, séptimo en la línea sucesoria al trono, el recién nacido acaba de retrogradar al octavo puesto al tío de Harry, Andrés, duque de York.

No obstante, nadie imagina que el hijo de Harry y Meghan pueda llegar a ser rey alguna vez. Antes que él, además de su abuelo Carlos y de su tío Guillermo, duque de Cambridge, se ubican los hijos de este: el futuro rey Jorge y sus hermanos, Carlota y Luis.

"No es arriesgado afirmar que el trono quedará en la rama de los Cambridge por largo tiempo", analiza el comentarista de la realeza de la BBC. Tampoco es seguro que el nuevo bisnieto de la reina reciba el título de príncipe o el tratamiento de His Royal Highness (su alteza real).

Pero el niño podría ser considerado conde de Dumbarton, ya que el primer hijo de un duque está autorizado a usar uno de los títulos inferiores de su padre. En todo caso, según las reglas dictadas por el rey Jorge V, el hijo de Harry y Meghan y todos los que vengan después, se convertirán en príncipes o princesas cuando Carlos acceda al trono. Porque serán los hijos de un hijo del monarca. En virtud de esto, la reina podría decidir avanzar las cosas y otorgar desde ahora al recién nacido el título de príncipe.

Otra de las grandes incógnitas es la posibilidad de que el niño obtenga la doble nacionalidad británica y estadounidense. Si bien Meghan tiene intenciones de convertirse en ciudadana británica, por el momento sigue siendo norteamericana.

Pero el mayor de los interrogantes, el más importante hasta ahora, tiene que ver con el carácter interracial del recién nacido, único mestizo de la familia real británica moderna.

El 87% de la población de Gran Bretaña es blanca. Sin embargo, los niños nacidos de padres de diferentes etnias conforman la minoría que crece con mayor rapidez. El ingreso a la Casa Real de Meghan Markle, hija de un blanco y de una descendiente de esclavos en las plantaciones del sur de Estados Unidos, se convirtió en símbolo para todos aquellos británicos con ascendencia africana.

No obstante, según los historiadores, la duquesa de Sussex no puede ser considerada como el primer miembro mestizo de la corona británica. Hay quienes señalan que la reina Carlota de Mecklenburg-Strelitz, esposa del rey Jorge III, tenía ancestros africanos a través de su familia real portuguesa. Si fuera verdad, esos genes pasaron seguramente a su propia descendiente, la mismísima reina Victoria.

La línea sucesoria

  • Príncipe Carlos, príncipe de Gales (70 años)
  • Príncipe Guillermo, duque de Cambridge (36 años)
  • Príncipe Jorge de Cambridge (primogénito de Guillermo y Catalina, 5 años)
  • Princesa Carlota de Cambridge (hija de Guillermo y Catalina, 4 años)
  • Príncipe Luis de Cambridge (hijo de Guillermo y Catalina, 1 año)
  • Príncipe Harry, duque de Sussex (34 años)
  • Hijo primogénito de Harry y Meghan (nacido ayer)
  • Príncipe Andrés, duque de York (segundo hijo varón de la reina, 59 años)

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.