Los independentistas catalanes saldrán para jurar como legisladores y volverán a la cárcel

La Justicia autorizó a los cinco líderes presos a retirar sus diplomas el martes próximo
La Justicia autorizó a los cinco líderes presos a retirar sus diplomas el martes próximo
Silvia Pisani
(0)
15 de mayo de 2019  

MADRID.- La foto de la normalidad política todavía se hace esperar en España. El próximo martes, un furgón de prisiones se detendrá frente al Congreso de los Diputados y en él llegarán los cinco independentistas catalanes, en prisión provisional por el delito de rebelión.

En un gesto esperado pero no por ello menos inusual, el Tribunal Supremo español autorizó que esos cinco dirigentes "recojan su acta de diputado" y, por tanto, se conviertan efectivamente en legisladores nacionales.

Pero, apenas terminado ese trámite, y ya convertidos en legisladores, subirán al furgón y serán llevados de nuevo a la cárcel en la que están alojados hace más de un año en medida condicional.

Posiblemente, incluso, vayan esposados. "Deberán cumplirse todas las condiciones de seguridad" durante el tiempo que se prolongue el trámite en el Congreso, expresa la orden judicial.

La medida alcanza al exvicepresidente del gobierno autonómico catalán Oriol Junqueras, así como a los exsecretarios (ministros de Gobierno) Josep Rull, Jordi Turull y Raúl Romeva y al activista independentista Jordi Sánchez.

De modo expreso, el tribunal desestimó el pedido de los respectivos abogados para que se les autorizara la excarcelación condicional con fianza. "Hay riesgo de fuga o de repetición de delito", dice el auto.

La imagen de los cinco presos mientras bajan del furgón será, seguramente, la más buscada el martes, cuando se constituya por primera vez el Congreso surgido de las elecciones generales del pasado 28 de abril, que se saldaron con un triunfo socialista.

De hecho, los miembros del Congreso analizaron la posibilidad de evitar esa imagen y que los presos solo puedan ser vistos en el edificio "una vez que hayan llegado a la zona noble" y sin esposas.

Tal vez se procure que el furgón ingrese directamente en el garaje y se evite el paso de los presos por el patio interior del Congreso, una de las zonas preferidas para tomar fotos. O que lo hagan a través del comedor de los legisladores.

Parece haber un empeño claro en evitar una imagen que daría munición al reclamo independentista de que los dirigentes encarcelados "son presos políticos".

El gobierno catalán reaccionó con un nuevo reclamo en ese sentido apenas se conoció la noticia.

"Nos parece muy bien que la Justicia permita ejercer a quienes tienen derechos políticos. Pero lo que debería hacer es autorizar la libertad de estas personas, elegidas por su pueblo, que encima no tienen condena firme alguna", indicó.

La jura como legisladores de los cinco independentistas se produce al mismo tiempo en que se desarrolla el juicio en su contra. De hecho, todos los días en que hay audiencia salen de la cárcel para ser trasladados hasta el edificio del tribunal.

Allí, custodiados de cerca pero sin grilletes, siguen las deliberaciones. Regresan luego antes de que en la prisión sirvan la cena.

Quien no está entre ellos es el expresidente independentista Carles Puigdemont, que se escapó a Bélgica. El hombre que juró "darlo todo" por Cataluña dijo que está más interesado "en la política europea" que en la española. Su aspiración es convertirse en eurodiputado en las próximas elecciones.

La duda es si, en ese caso, regresará o no a España para recoger el acta correspondiente. Con el riesgo de ser encarcelado.

Puigdemont quería tener un debate con Junqueras a través de la televisión. Junqueras, desde la cárcel. Él, desde la mansión en la que se refugia en Waterloo.

La Justicia no lo permitió porque la participación de Junqueras, avanzada la noche, "afectaba el horario de la prisión".

La audiencia se quedó así sin un contraste interesante entre los mismos independentistas: uno, Junqueras, desde la prisión. El otro, Puigdemont, dictando cátedra desde su palacete belga. Es posible que, sin proponérselo, la Justicia le haya hecho un favor al prófugo.

El fallido proceso secesionista

Referéndum

El 1° de octubre de 2017, el presidente catalán, Carles Puigdemont, llamó a un referéndum del que participó el 43% del padrón; el 90% apoyó la independencia de Cataluña. Luego, el Parlamento catalán declaró la independencia

Intervención

El gobierno español decidió la intervención de Cataluña y la Justicia procesó a los líderes independentistas, entre ellos Oriol Junqueras; Puigdemont huyó a Bélgica

Juicio

En febrero de este año el Tribunal Supremo comenzó el juicio contra los 12 líderes catalanes

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.