Los musulmanes catalanes, en guardia ante el posible rechazo