Maduro finalmente admitió una inflación anual de 56,2%, pero no asumió culpas

Tras 20 días de demora, la dio a conocer en su discurso de fin de año; dijo que si no existiera una "burbuja especulativa" el índice de aumento de precios hubiera sido negativo
Daniel Lozano
(0)
31 de diciembre de 2013  

CARACAS.- Nicolás Maduro despidió el año con una larga homilía revolucionaria, en la que disparó pelotas económicas fuera del arco bolivariano y calificó 2013 como el año de la lealtad. "El pueblo no le falló a Chávez. El chavismo está vivo y es una fuerza mayoritaria que será determinante en lo que resta del siglo XXI para Venezuela y para América latina y el Caribe", arengó el presidente.

El "hijo de Chávez" blandió el informe hecho público ayer por el Banco Central de Venezuela (BCV), en el que se fija la inflación del año ("inflación inducida especulativa", según Maduro) en el orden del 56,2%, una de las más disparatadas del planeta. Eso sí, no aceptó ninguna culpa: "Si no estuviera esta burbuja inducida activada por la guerra económica, la inflación sería negativa. La burbuja especulativa toca a todos los sectores del país".

Fueron necesarios 20 días de cocinado y negociaciones internas en el BCV para que se diera a conocer la cifra oculta de la inflación en noviembre: 4,8%. También se adelantó la de diciembre: 2,2%.

La directiva del banco, por primera vez en la historia, acompañó los datos técnicos con varios párrafos de propaganda revolucionaria, precediendo a las explicaciones de Maduro, que desde hace semanas presiona al ente público para que determine una inflación de -5%.

Según los expertos del banco, la muerte de Hugo Chávez "fue aprovechada por sectores opositores para agudizar artificialmente el deterioro de las variables económicas".

"Ese comunicado no se corresponde con la función de un banco central", denunció Asdrúbal Oliveros, director de EcoAnalítica. "Es una vergüenza, ¿quiénes redactaron esa basura?", protestó José Guerra, economista y antiguo directivo del BCV. "El informe soslaya análisis técnicos de diferentes variables económicas", desveló el experto Jesús Casique. "Esto [adaptar el lenguaje gubernamental] es inusual en los bancos centrales, quienes mantienen un discurso independiente del Ejecutivo, a pesar de que se compartan objetivos y se coordinen acciones", resumió el economista Ángel Alayón.

Más allá de tan sospechoso informe, las cifras de Venezuela son desalentadoras y preocupantes de cara a 2014. La peor inflación en dos décadas y un índice anual de los alimentos estratosférico: 79,3%.

Eso sí, se evitó en todo momento aportar las cifras de la escasez de los alimentos y productos básicos, que han provocado miles de colas. "Sin control de cambios ni de precios y sin comerciantes presos, más de 140 países tienen menor inflación anual que Venezuela en los últimos dos meses", sentenció Alfonso López, otro economista.

Suspicacias

Hasta el 1,6% de crecimiento económico anual adelantado por Maduro fue recibido con suspicacias. "Ése es el de los primeros nueve meses. En todo el año debe ser menos, cerca del 1%", calculó Guerra. En 2012 la economía creció un 5,6% y la inflación se quedó en 22,6%.

Pese a la contundencia de las cifras, el presidente adelantó cuál será su política económica para 2014: profundizar los "precios justos" e ir hasta el fondo en la "regulación" de todos los sectores de la economía.

El presidente también tuvo tiempo para lavarse las manos ante las reiteradas llamadas a la amnistía del ex comisario caraqueño Iván Simonovis, condenado por su participación en los hechos violentos de abril de 2002.

"Han montado un circo nacional e internacional. Simonovis está en manos de la justicia, sólo el poder judicial puede decretar medidas humanitarias. [A mí] me lo impide que es un caso de lesa humanidad", se justificó Maduro, pese a que en la sentencia judicial no se le imputa tal supuesto.

El chavismo no acepta la existencia de presos políticos, pese a que en el caso del propio Simonovis el que fuera magistrado estrella del Supremo confesó que fue una sentencia teledirigida por Chávez.

"No puedo con el dolor de las lágrimas de mi hija al ver cómo el presidente habla despectivamente de su padre", se lamentó Bony Pertiñez, mujer del comisario. Su equipo de defensores negó que el preso político hubiera sido condenado por delitos de lesa humanidad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.