El día después de la masacre: alerta máxima en EE.UU. y conmoción por las 50 muertes

Estado Islámico reivindicó el ataque y llamó al terrorista soldado del califato
Estado Islámico reivindicó el ataque y llamó al terrorista soldado del califato Fuente: Reuters
Estado Islámico reivindicó el ataque y llamó al terrorista “soldado del califato”, aún hay muchos heridos en grave estado
(0)
13 de junio de 2016  • 08:12

FLORIDA.- Estados Unidos está en alerta. Tras los sucesos que tuvieron lugar ayer, cuando por la madrugada un joven de 29 años entró en un club gay armado y comenzó a disparar contra las personas que estaban en el lugar y se divertían, Nueva York y Los Angeles en especial, pero todos los estados del país también se pusieron en alerta máxima ante posibles nuevos ataques terroristas.

Video

Mientras tanto, familiares y amigos de las personas atrapadas en el club gay Pulse esperan en los alrededores del centro de atención para averiguar si sus seres queridos estaban entre los 50 muertos y 53 heridos en el tiroteo más letal en la historia de Estados Unidos.

En total, en la discoteca había alrededor de 350 personas, que asistían a un evento de música latina. Casi 24 horas después de concluido el ataque, las autoridades sólo habían identificado públicamente a 21 de las víctimas.

Video

El FBI y otras agencias del orden están revisando las pruebas que podrían explicar los motivos del ataque en Orlando, Florida, una matanza que el presidente Barack Obama denunció como un acto de terror y odio.

El atacante, Omar Mateen, un residente de Florida nacido en Nueva York y ciudadano estadounidense hijo de inmigrantes afganos, murió baleado por los policías que irrumpieron en el club con vehículos blindados tras un asedio de tres horas.

Mateen, de 29 años, llamó a los servicios de emergencia durante el tiroteo y prometió lealtad al líder del grupo miliciano Estado Islámico, según las autoridades.

Estado Islámico reiteró hoy la responsabilidad por el ataque

El grupo terrorista reivindicó hoy de nuevo la matanza de Orlando y calificó a su autor, Omar Mateen, como un "soldado del califato".

"El hermano Omar Mateen, un soldado del califato, llevó a cabo una incursión de seguridad con la que logró irrumpir en una concentración de cruzados en el club nocturno de homosexuales de Orlando, donde mató e hirió a más de un centenar antes de ser asesinado", dijo Estado Islámico a través de su emisora de radio Al Bayan.

Este mensaje sucede al difundido ayer por la agencia Amaq, vinculada al grupo extremista. EI insistió en que "Dios permitió (a Mateen) atacar a los inmundos cruzados" y destacó que este atentado es "el mayor registrado en EEUU por el número de muertos".

Mateen, que portaba un fusil de asalto y una pistola, se atrincheró con rehenes en la discoteca frecuentada por homosexuales, antes de ser abatido en un enfrentamiento con agentes de las fuerzas del orden.

El alcalde de la ciudad de Orlando, Buddy Dyer, declaró ayer que de las 50 personas muertas como consecuencia de la matanza, 39 de ellas perecieron en el local y las otras 11 en el hospital.

Agencias EFE y Reuters

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.