Megasequía: Chile sufre por la falta de agua y analiza cómo adaptarse

La laguna de Aculeo, en la provincia de Maipo
La laguna de Aculeo, en la provincia de Maipo Crédito: El Mercurio
El 76% del territorio esta afectado por la crisis hídrica; Piñera anunció una ola de medidas y apuntó al calentamiento
Víctor García
(0)
9 de septiembre de 2019  

SANTIAGO, Chile.- Los expertos ya concuerdan y el diagnóstico es demoledor: Chile sufre una de las peores sequías de su historia. Son doce años con escasez de agua en la zona centro del país y con lluvias inferiores a los rangos normales. Y aunque 2019 todavía no se convierte en su año más seco, el déficit continuo, la baja en los caudales de los ríos y la alta demanda hídrica han agravado todas las proyecciones.

Ciudades como La Serena, Valparaíso, Curicó y Santiago presentan un déficit de lluvia que va desde el 74% hasta el 84%. La capital chilena, precisamente, vive su invierno más seco en 21 años: apenas cayeron 59,2 milímetros de agua en la Región Metropolitana, según cifras de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Las autoridades han implementado decretos de escasez hídrica en 56 comunas de tres regiones, y hay 111 municipios bajo decretos de emergencia agrícola para proveer de recursos a las zonas golpeadas, que podrían aumentar con el correr de los meses. Un estudio de la Fundación Chile arrojó un dato clave: un 76% de la superficie del país está afectado por la sequía.

"Chile vivía como si fuera un país que tuviera abundancia de agua. Probablemente el cambio climático y el calentamiento global cambiaron esa situación, quizás para siempre", dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera, que anunció una serie de medidas para enfrentar la emergencia, al tiempo que declaró que el gobierno está "especialmente preocupado" por el acceso al agua en zonas rurales y urbanas.

"El abastecimiento de agua potable está garantizado durante esta temporada de primavera y verano, pero vamos a tener que hacer cambios importantes para asegurar que este se mantenga en el tiempo", añadió el mandatario, cuyo gobierno se prepara para celebrar en diciembre la COP25, la conferencia sobre el calentamiento global más importante del mundo, que se realizará en Chile.

De cualquier modo, y además de la minería y la industria energética, el sector agropecuario ha sido uno de los más afectados. El Ministerio de Agricultura informó que unos 10.000 animales han muerto entre las regiones de Coquimbo al Maule y, a nivel local, cada región ha experimentado su propio drama.

En Coquimbo, por ejemplo, la pérdida de masa ganadera supera el 50% y los animales han sido trasladados a la zona cordillerana de San Juan, en la Argentina, en busca de alimento.

En Valparaíso (que vive su cuarto invierno más seco de los últimos 50 años) los cultivos frutales se han visto seriamente afectados, y hasta las abejas están pagando las consecuencias: la escasa floración ha disminuido la cantidad de polen con que se alimentan. Si el próximo invierno no cae agua, se evaluará un posible racionamiento del suministro.

"Este año ha sido muy crudo, prácticamente en todo el país, pero particularmente intenso en la zona centro-norte y centro-sur. Santiago tiene un déficit cercano al 80% y es casi imposible de revertir porque aquí la lluvia cae en invierno. Pero lo relevante es que este año sin lluvias viene a sumarse a un período de megasequía que ya lleva más de diez años y que es poco comparable a nivel histórico", resume Juan Pablo Boisier, físico de la Universidad de Chile, climatólogo e investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2.

Medidas

Dentro de la serie de medidas que se están discutiendo para enfrentar el problema, hay varios ministerios desplegando potenciales soluciones y hasta se recurrió a China para conocer más sobre su experiencia en la intervención artificial del clima. Las carteras de Obras Públicas y Agricultura, en tanto, trabajan en proyectos de perforación de pozos, tecnificación del riego y reutilización de aguas servidas tratadas, y en la zona norte -la más seca- se construirán plantas desaladoras.

Sin embargo, hay otro proyecto que se ha llevado la atención y que también ha generado polémica. Se trata de una "carretera hídrica", una colosal obra de ingeniería que pretende trasvasar agua desde los ríos del sur hasta la desértica zona de Atacama, a través de una tubería de miles de kilómetros. El gobierno calificó de "interesante" el proyecto, pero grupos locales, científicos y ecologistas se han declarado contrarios a la idea.

"Las sequías que vemos producto del cambio climático pueden verse aún más exacerbadas por cómo manejamos el recurso, pero también hay un elemento clave que es el uso que le damos al territorio. Hay que repensar el país para equipar la brecha que existe en disponibilidad de agua, entonces hay muchos frentes que se pueden abordar antes de una gran supersolución costosa", afirma al respecto Camila Álvarez, hidróloga e investigadora del (CR)2 y de la Universidad Austral de Chile.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.