Navidad sangrienta en el sur de México

En Guerrero hubo 15 asesinatos; en el vecino Michoacán decapitaron a seis hombres
(0)
27 de diciembre de 2016  

CIUDAD DE MÉXICO.- Los estados sureños de Michoacán y Guerrero, en las costas del Pacífico, tuvieron una amarga Navidad a causa de la espiral de violencia que desangra sus territorios y que arrojó 21 personas muertas.

En Michoacán, vecino a Guerrero, donde hace exactamente una década el gobierno inició su ofensiva contra el crimen con apoyo del ejército que ha dejado un verdadero baño de sangre, fueron hallados seis cuerpos decapitados.

El jefe de la policía de ese estado, Bernardo Corona, señaló a la agencia local Quadratín que "hay indicios suficientes de que se trata de un pleito entre las bandas conocidas como Los Viagra y el Cartel Jalisco a Nueva Generación (CJNG)".

Sin embargo, dijo que las fuerzas de seguridad están "a la espera de lo que concluya la autoridad investigadora".

Las cabezas de los seis hombres fueron abandonadas en la entrada de un comercio y junto a ellas había un cartel donde se indica que se trata de una venganza contra una banda rival y se lanzan amenazas contra los jefes de la policía de los municipios de Sahuayo y Jiquilpan, por colaborar con el Cartel Jalisco Nueva Generación.

Un reporte preliminar indicó que el mensaje está firmado por "NFM", como se identifica al grupo Nueva Familia Michoacana, y que las víctimas pertenecerían al CJNG.

Michoacán, que fue intervenido por el gobierno federal en 2014 cuando estaba al borde de una guerra entre narcotraficantes y grupos civiles de autodefensa, ha vuelto a agitarse desde que asumió el nuevo gobierno estatal el año pasado.

En Guerrero, en tanto, en la comunidad de Puente del Rey, municipio de Atoyac de Álvarez, un grupo de hombres armados irrumpió en la madrugada del domingo y asesinó a tres policías, dos municipales y uno provincial, y luego a otras cuatro familias, al ingresar en una vivienda.

En la región de la Costa Chica, dos jóvenes de 20 y 23 años fueron asesinados con armas de alto poder cuando caminaban por una calle del centro de la localidad de Marquelia. Un caso similar ocurrió en Zacualpan, municipio de Ometepec, cuando dos personas fueron halladas muertas a balazos poco antes de Nochebuena. Otras dos muertes ocurrieron en Ayutla, donde un taxista fue asesinado a tiros y en Huehuetlán, donde una mujer sufrió la misma suerte.

La violencia del narcotráfico y los enfrentamientos entre sí y con las fuerzas de seguridad han recrudecido en el cuarto año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que había prometido reducir el alto índice de homicidios que heredó de su antecesor Felipe Calderón (2006-2012).

Agencias ANSA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.