OTAN: "La crisis en Ucrania es la mayor amenaza a Europa desde el fin de la Guerra Fría"

Soldados ucranianos vigilan junto a vehículos blindados la base naval de Simferópol, capital de Crimea
Soldados ucranianos vigilan junto a vehículos blindados la base naval de Simferópol, capital de Crimea Fuente: EFE
El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte apuntó sus dardos contra la posición de Rusia en el conflicto de Crimea
(0)
19 de marzo de 2014  • 15:16

WASHINGTON (DPA).- El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, advirtió hoy en Washington que la crisis con Rusia por el tema Ucrania constituye una "llamada de atención" a la Alianza Atlántica puesto que constituye la amenaza más grave que afronta la seguridad europea desde el final de la Guerra Fría.

"Ésta es la amenaza más grave a la seguridad y estabilidad europeas desde el final de la Guerra Fría", sostiene el jefe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el discurso que ante el centro de pensamiento Brookings Institution en Washington, de acuerdo con el borrador al que tuvo acceso la agencia dpa.

Esta mañana, militares de la Marina ucraniana en Crimea abandonaron su cuartel general en la ciudad de Sebastopol, tomado por fuerzas rusas de autodefensa y civiles, informan medios locales, un día después de la muerte de un soldado ucraniano y otro prorruso tras la anexión de la península a Rusia.

Según Rasmussen, ello se debe a que la crisis provocada por la intención de Rusia de anexionarse Crimea tras el referéndum -"illegal e ilegítimo", insiste el jefe de la OTAN- celebrado el domingo en la península ucraniana implica entre otros el "mayor movimiento de tropas en décadas".

No hay que olvidar además, subraya, lo que está en juego: "La libertad de 45 millones de personas y su derecho a tomar sus propias decisiones". Y todo ello sucede, puntualiza, "en las mismas fronteras de la OTAN".

Por todo ello, la crisis constituye una "llamada de atención, tanto para la comunidad euroatlántica como para la OTAN y para todos aquellos comprometidos con una Europa integral, libre y en paz", sostiene.

Condena a Moscú

Rasmussen ya condenó la víspera duramente desde Bruselas la anexión de Crimea y dijo que Moscú está transitando con esta maniobra un "camino peligroso".

Un día más tarde, acusa al gobierno de Vladimir Putin de forzar un "revisionismo del siglo XXI" para "intentar tornar el reloj" de la historia con el objetivo no sólo de "trazar nuevas fronteras, monopolizar mercados y someter a poblaciones", sino también para "reescribir o simplemente romper el libro de reglas internacionales" que ha mantenido la paz hasta ahora.

"Creíamos que ese tipo de comportamiento pertenecía al pasado. Pero está de vuelta. Y es peligroso, porque viola las normas internacionales de comportamiento aceptado, exporta inestabilidad y reduce el potencial de cooperar y crear confianza", agregará Rasmussen, quien insiste en que Moscú debe cumplir sus compromisos internacionales y buscar una solución pacífica a la crisis.

El jefe de la OTAN vuelve a advertir en este sentido a Moscú de que si no escucha los llamamientos internacionales "habrá consecuencias", aunque en su discurso no revela ninguna medida nueva que podría tomar la Alianza Atlántica.

Eso es algo que se decidirá eventualmente cuando los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN se reúnan en Bruselas en abril, señala Rasmussen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.