En el quinto sábado de protestas, los “chalecos amarillos” pierden fuerza en Francia

Los chalecos amarillos volvieron a tomar las calles de París
Los chalecos amarillos volvieron a tomar las calles de París Fuente: AFP - Crédito: Lucas Barioulet
(0)
15 de diciembre de 2018  • 10:01

PARIS (AFP).- Un mes después del inicio de su movimiento, la movilización de los "chalecos amarillos" se redujo hoy en las calles de Francia en comparación con los cuatro últimos sábados, con protestas que volvieron a terminar con incidentes entre las fuerzas de seguridad y los participantes de las protestas.

Este quinto sábado de movilización supone una prueba para el presidente francés Emmanuel Macron, muy vilipendiado en las manifestaciones, quien había lanzado al viernes un llamamiento a la "tranquilidad", al "orden" y a un "funcionamiento normal" del país.

Unos 33.500 manifestantes fueron contabilizados en todo el país a media jornada, contra 77.000 a la misma hora el sábado pasado, según datos del ministerio del Interior. En París, "menos de 3000 personas" participaban en la movilización, en tanto eran unas 10.000 hace una semana, según la misma fuente.

La policía lanza gas lacrimógeno a los manifestantes frente al Arco del Triunfo
La policía lanza gas lacrimógeno a los manifestantes frente al Arco del Triunfo Fuente: AFP - Crédito: Valery Hache

Las manifestaciones comenzaron sin mayores incidentes aunque por la tarde las primeras tensiones surgieron entre chalecos amarillos y fuerzas de seguridad en los Campos Elíseos de París, con algunos lanzamientos de piedras y gases lacrimógenos.

En las demás ciudades francesas, se contaban hasta diez veces menos de manifestantes que el sábado pasado.

El pasado sábado, las manifestaciones congregaron a 136.000 personas en toda Francia según cifras oficiales. Entonces, las imágenes de guerrilla urbana, de saqueos e incendios, especialmente en la capital, dieron la vuelta al mundo.

"Suficientes impuestos, metete con tus propios privilegios", dice el cartel de un Papá Noel con chaleco amarillo
"Suficientes impuestos, metete con tus propios privilegios", dice el cartel de un Papá Noel con chaleco amarillo Fuente: AFP - Crédito: Boris Horvat

El aumento de 100 euros mensuales en el salario mínimo o la anulación de un impuesto en las pensiones pequeñas no lograron convencer a los "chalecos amarillos". Tampoco los llamados "a la responsabilidad" después del atentado de Estrasburgo el pasado martes, que dejó cuatro muertos y atizó el miedo a nuevos ataques.

Seguridad y cierres

Pese a la menor movilización, París volvió a tener hoy el aspecto de una ciudad en estado de sitio: vehículos blindados en las calles, 8000 miembros de las fuerzas de seguridad movilizados, bancos y comercios con sus fachadas recubiertas con planchas de madera.

A pesar de estas medidas de seguridad, la Torre Eiffel y los principales museos (Louvre, d'Orsay, Grand Palais), cerrados el sábado pasado, abrieron esta vez, igual que los grandes almacenes, a pocos días de Navidad. Sin embargo, igual que en semanas anteriores, las fuerzas de seguridad protegieron el acceso a instituciones como el Palacio del Elíseo o la Asamblea Nacional.

Las protestas sobre los Campos Elíseos, con el Arco del Triunfo de fondo
Las protestas sobre los Campos Elíseos, con el Arco del Triunfo de fondo Fuente: AFP - Crédito: Valery Hache

Mientras tanto, seguían los bloqueos en las rutas. Ayer, un conductor murió al chocar contra un camión detenido ante un corte de carretera de los "chalecos amarillos", en Erquelinnes, comuna belga fronteriza. Con esta víctima son ya siete los decesos ocurridos al margen de los bloqueos y las manifestaciones del movimiento, iniciados a mediados de noviembre.

Divisiones

"En Ariège (sur), no hay ningún desarme, los anuncios de Macron no bastan. La gente en el poder está muy desconectada de lo que viven los franceses", consideró Guilhem Boudon, pastor en Mirepoix (suroeste), que llegó a París el viernes.

Sin embargo, algunos miembros del colectivo empiezan a pedir calma. Algunos "chalecos amarillos" decidieron desvincularse del llamado "canal histórico", que juzgan demasiado radical, y pidieron una "tregua" porque "ha llegado la hora del diálogo".

La asociación "Robin des Bus", que hasta ahora transportaba a los "chalecos amarillos" del norte a la capital, anuló las salidas previstas el sábado, porque los manifestantes no "se movilizaron para ir a París", según dijo a la AFP su presidente, Thibault Vayron.

"El sábado será un día importante para ver más claramente el porvenir de este movimiento [...], si se desmorona o no", apuntó el sociólogo Michel Wieviorka, profesor de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, en París.

Según él, es muy probable que "ante la llegada de las fiestas", con "el atentado de Estrasburgo" o las medidas de Macron, el "movimiento evolucione en los próximos días".

"Una parte podría desvincularse. A partir de entonces, hay un riesgo de radicalización" de algunos elementos, añadió.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.