Rajoy, implicado en el escándalo de corrupción

Está en una lista de los políticos del PP que cobraron sobresueldos, según El País
Adrián Sack
(0)
1 de febrero de 2013  

MADRID.- El escándalo de corrupción que golpea al Partido Popular (PP, en el gobierno) entró ayer en una nueva dimensión, de imprevisibles consecuencias, al alcanzar directamente al propio presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

Su nombre, escrito a mano en el registro de supuestos pagos de sobresueldos ilegales en el PP , saltó desde la tapa del diario El País y provocó un verdadero terremoto en el Palacio de la Moncloa.

El documento obtenido por el diario español de mayor tirada corresponde, en realidad, a uno de los cuadernos en los que los ex tesoreros del PP , Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, llevaron la llamada "contabilidad B" de esa agrupación entre 1990 y 2009. Allí, presuntamente, se deja constancia de que el actual presidente del gobierno recibió pagos extras en negro durante 11 años, por un monto que promediaba los 25.200 euros anuales.

En una conferencia de prensa convocada de urgencia, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que también está en la lista de los que habrían cobrado sobresueldos, desmintió la información de El País, a la que calificó de "mentiras" .

Los documentos incluyen, además de los pagos a la cúpula del partido, detalles de los "donativos" realizados por particulares y empresas, que aparecen nombrados. En esa lista llaman la atención algunas figuras ya conocidas para la prensa local por haber formado parte del entramado de corrupción conocido como "caso Gürtel".

Entre ellos legisladores y alcaldes, que participaron de una red de intercambios de favores e influencias con importantes empresarios locales.

Además de mencionar a Rajoy como supuesto receptor de esos polémicos pagos, el documento dado a conocer por El País también deja constancia de otros pesos pesados del partido que fueron beneficiarios de estos sobresueldos.

Entre otros, aparece el ex "superministro", ex vicepresidente de España y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato, y el influyente eurodiputado Jaime Mayor Oreja. También figura Cospedal, que nunca hasta ahora había sido involucrada en el escándalo por el pago de sobresueldos, que estalló hace dos semanas.

La número dos del PP desmintió de manera tajante su participación -y la de Rajoy- en la controversia. En una conferencia de prensa que contó con asistencia récord de periodistas, Cospedal negó "rotundamente" la "veracidad" de los datos contenidos en los registros.

"La contabilidad del PP es única, clara, transparente y limpia, y ha sido escrupulosamente sometida todos los años a la legalidad oficial del Tribunal de Cuentas", afirmó la más destacada espada política de Rajoy.

Ante la insistencia de los periodistas, Cospedal insistió en desestimar la validez de los registros de los sobresueldos y prometió emprender "acciones judiciales" contra quienes difundan y sostengan las acusaciones contra el PP por el caso Bárcenas. "[En la justicia] vamos a demostrar la verdad y acallar muchos infundios, injurias y calumnias", afirmó.

Pero la contundencia del contraataque de Cospedal pronto encallaría en las declaraciones del presidente del Senado, el también oficialista Pío García Escudero, que minutos antes de la conferencia de prensa había reconocido que, efectivamente, había recibido "un préstamo" por parte del PP. Así, fue el primer miembro del partido en reconocer la veracidad del documento publicado por la prensa española, ya que esa transacción también aparecía registrada en el cuaderno de Bárcenas.

No obstante, Cospedal intentó relativizar esa inconsistencia en su negación de la prueba. "Él sabrá si ha pedido el préstamo y si se lo han dado. Ese dato será verdad, pero no quiere decir que valide el papel que se publicó. Los papeles se pueden pegar, se pueden inventar", dijo.

Además, la también presidenta de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha afirmó que, a pesar de la gravedad que supone la denuncia del caso, Rajoy está "muy tranquilo y está haciendo lo que tiene que hacer".

Sin embargo, finalizada la conferencia de prensa de Cospedal, el mandatario convocó para mañana a una reunión extraordinaria del comité ejecutivo del PP, en el que participará la plana mayor del oficialismo. Allí, el partido intentará responder, mediante un plan de acción, al segundo golpe propinado en pocos días por este escándalo.

La primera estocada que obligó a Rajoy a convocar al comité había sido la revelación de una cuenta bancaria suiza de Bárcenas, con 22,4 millones de euros de dudosa procedencia. Tras ese cónclave, el presidente resolvió ordenar una "investigación interna" seguida por una "auditoría externa", con el propósito de revisar "a fondo y desde el principio" toda la contabilidad del PP desde su fundación, en 1989.

La fiscalía general dijo ayer que hay pruebas para abrir una investigación sobre el caso. Según informó El País, el 70% de los pagos registrados en el manuscrito de Bárcenas vulneraba la ley.

La oposición aprovechó para convertir a Rajoy en el blanco de todas las críticas y sospechas.

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, exhortó ayer al jefe de la Moncloa a dar la cara para explicarles a los españoles si él cobraba o no sobresueldos. "Lo que hoy está en tela de juicio es el nombre del presidente del gobierno de España. Debe salir él a aclarar esto. Ahora, ya", declaró quien comanda la principal fuerza de la oposición.

El ex vicepresidente español también destacó la inconveniencia de un escándalo de esta magnitud en el difícil contexto económico vivido por España. "La situación en el país es crítica. Hay una alarma social que el PP tiene que disipar", afirmó.

En cambio, en el bloque de la Izquierda Plural se mostraron más contundentes. "La cabeza que debe rodar es la de Rajoy. El hedor ya es insoportable", dijo el diputado Chesús Yuste, que, en un arranque de indignación, afirmó: "La única salida decente ante tanta basura es llamar a las urnas". Su moción fue apoyada por el principal partido del grupo legislativo, Izquierda Unida (IU).

En sintonía con esta postura, anoche cientos de personas se manifestaron ante la sede central del PP, en la calle Génova, de Madrid. Allí, contenidos por un vallado y custodiados por un fuerte cordón policial, los asistentes a la marcha corearon consignas para pedir la renuncia del presidente, que vive su semana más difícil desde que asumió el cargo, en diciembre de 2011.

MARIANO RAJOY

Presidente del gobierno

  • Los sobresueldos

    Una investigación al ex tesorero del PP reveló una contabilidad paralela del partido
  • 25.000

    euros al año


    Habría cobrado Rajoy durante 11 años
  • Desmentida

    El PP negó la información, pero convocó a los líderes del partido a una cumbre mañana
  • El PP se defiende y el PSOE ataca

    Fuego cruzado entre las dos grandes fuerzas de España
  • "Desmiento que los papeles que se han publicado correspondan a la contabilidad del partido"

    DOLORES COSPEDAL

    Secretaria general del PP
  • "Yo solicité en 2000 al partido [PP] 5 millones de pesetas y los fui devolviendo religiosamente"

    PÍO GARCÍA ESCUDERO

    Presidente del Senado
  • "Quiero pedirle al presidente que conteste si cobró o no. Si cobró, ¿fue en negro o en blanco?"

    ALFREDO RUBALCABA

    Secretario general del PSOE
  • Del editor: qué significa

    Si la economía parecía un desafío de por sí complicado, esta nueva tormenta es la mayor amenaza al futuro político de Rajoy.

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.