Rajoy se enfrenta a un nuevo desafío: la rebelión interna de parte del PP

Esperanza Aguirre, la "dama de hierro" del oficialismo, encabeza desde hace unos días una ofensiva contra el presidente y sus asesores más cercanos
Adrián Sack
(0)
9 de febrero de 2013  

MADRID.– El escándalo por el supuesto cobro de sobresueldos y la noticia de que el número de desempleados en España ya roza los seis millones fueron dos estocadas muy duras para el oficialista Partido Popular (PP).

Pero ésos no fueron los únicos golpes que sufrió en este agitado inicio de 2013 el oficialismo: en los últimos días, el presidente Mariano Rajoy también comenzó a lidiar con una feroz rebelión interna, encabezada por su enemiga más poderosa dentro del partido y desatada en el peor momento desde su llegada al poder, en diciembre de 2011.

La astilla del mismo palo que hoy lastima donde más le duele a Rajoy no es otra que Esperanza Aguirre, ex titular de la Comunidad de Madrid y "dama de hierro" del PP, quien, ante las primeras muestras de debilidad del gobierno por el "caso Bárcenas" y la crisis económica, no dudó en lanzarse al ataque contra el núcleo duro del presidente.

El terremoto político se inició en una reunión del comité de dirección del PP Madrid, en el que protagonizó un intenso cruce con la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, más cercana a Rajoy en la interna "popular".

Aguirre le recriminó su reacción tras la tragedia en el predio Madrid Arena, en la que murieron cinco jóvenes por aparente negligencia en la organización. También tuvo palabras de repudio hacia la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, por su supuesta falta de contundencia en la defensa del oficialismo en el escándalo por el pago de sobresueldos a Rajoy y otros dirigentes del PP.

Esta última controversia ensombrece la reputación del partido y le resta credibilidad a un gobierno que perdió más de 10 puntos de apoyo del electorado en poco más de un año.

"Espe", quien aseguró que había abandonado la "primera fila de la política" tras su dimisión a la presidencia de Madrid hace cinco meses, completó su ofensiva con un fuerte reclamo a Cospedal.

A ella le sugirió que Rajoy debió haber despedido a la actual ministra de Sanidad, Ana Mato, también denunciada por percibir fondos en forma irregular en otra trama negra de fondos públicos, por lo que se ganó un lugar de primacía en la cobertura del "caso Bárcenas".

Las declaraciones de Aguirre estuvieron destinadas a echar sombra, aunque en forma sutil, sobre el liderazgo partidario de Rajoy tras negar haber cobrado sobresueldos y, también, ante versiones de una posible convocatoria a un congreso partidario para decidir su reemplazo como líder. "Rajoy empeñó su palabra en este caso; no creo que sea necesario un nuevo congreso a no ser que se demuestre luego que no tenía razón", disparó.

La política del PP que en la década pasada fue una de las figuras "presidenciables" por excelencia de esa fuerza también tomó distancia de Rajoy al pedir la "regeneración democrática" de su país. "Debemos devolver a los ciudadanos el poder que les hemos quitado los partidos políticos", dijo Aguirre, quien todavía conserva su puesto como presidenta del PP madrileño, que hoy es la plataforma para asegurarse un futuro en la administración pública.

Así lo cree el ex director del periódico ABC, Ángel Expósito: "Aguirre nunca dejó realmente la primera línea de la política. Los que la conocemos sabemos que eso es imposible, porque la política forma una parte importante de su personalidad".

Sin embargo, Expósito les resta importancia a las versiones sobre la supuesta intención de Aguirre de postularse como reemplazante ante una eventual salida anticipada de Rajoy del poder. "No creo que tenga la edad, ni que sea el momento. La batalla de Esperanza es por la primacía en Madrid", afirma.

En cambio, para Iratxe Rojo, del diario El Mundo, Aguirre, de 61 años, aún tiene posibilidades de convertirse en la alternativa más atractiva del oficialismo. "Ella es un personaje de gran popularidad, especialmente entre quienes añoran un liderazgo más fuerte que el que tiene Rajoy y, sobre todo, para quienes se han desencantado con su política de ajuste y con el crecimiento del desempleo. Este apoyo intenso a Aguirre se ve en Madrid, pero también en otros lugares de España", asegura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.