Trump ya superó las 10.000 mentiras desde que llegó a la Casa Blanca

Donald Trump
Donald Trump
Rafael Mathus Ruiz
(0)
29 de abril de 2019  • 15:52

WASHINGTON.- Donald Trump suele repetir, cada vez que puede, que el gobierno de Estados Unidos está construyendo el muro que prometió durante la campaña presidencial, en la frontera con México. "Los demócratas están trabajando duro para construir el muro, pero estamos construyendo el muro", dijo Trump, el viernes pasado, en un discurso en Indianapolis, en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle.

Fue una de las 10.000 mentiras o falsedades de Trump desde que asumió la presidencia.

Trump miente cada vez más: le demandó 601 días alcanzar las 5000 declaraciones falsas o engañosas, un promedio de ocho por día; superar las 10.000 le tomó solo 226 días, o 23 por día, según el conteo del periódico The Washington Post. Su mentira más frecuente: la afirmación de que Estados Unidos ha comenzado a construir un muro en la frontera sur del país. Trump reiteró esa afirmación 160 veces, a pesar de que el Congreso ha trabado el avance de su proyecto insignia.

Uno de los motivos por los que Trump ha mentido tanto es que habla más que cualquier otro presidente en la historia del país. Trump es una fuente constante de declaraciones: tuitea todos los días, varias veces por día, incluso los fines de semana; responde preguntas de los periodista cuando sale de la Casa Blanca, o durante sus viajes; ofrece entrevistas de manera frecuente -siempre con periodistas afines, en particular de la cadena Fox News- y brinda discursos larguísimos en sus actos con sus seguidores. Una campaña permanente.

En su último acto de campaña, en Green Bay, Trump dijo una mentira incendiaria al afirmar que los demócratas querían avalar el aborto tardío y que el gobierno estatal demócrata estaba dispuesto a permitir el infanticidio y dejar que los doctores pudieran "ejecutar" bebés.

"El bebé nace. La madre se reúne con el médico. Ellos cuidan al bebé. Envuelven al bebé a la perfección, y luego el médico y la madre determinan si ejecutarán o no al bebé. No lo creo", dijo el presidente.

Trump suele tergiversar cifras sobre la economía con el objetivo de aparentar un desempeño aún mejor del que ya muestran las estadísticas. También ha exagerado el monto de déficits comerciales del país. Sobre el ambicioso plan de los demócratas para combatir el cambio climático, Trump ha dicho que demandará reemplazar a todos los edificios de Manhattan, una afirmación falsa. Trump sigue negando el impacto de los seres humanos sobre el calentamiento global y el cambio climático.

Otro de los temas con los cuales el presidente suele mentir seguido es el vínculo de los inmigrantes con el crimen. Trump ha dicho que los inmigrantes "traen delitos", pese a que las estadísticas y estudios han demostrado que la tasa de crímenes entre inmigrantes es inferior a la que existe entre nativos.

Trump también ha enterrado viejas mentiras. Un ejemplo: Trump le había dado impulso al movimiento anti-vacunas que arreció en Estados Unidos ante el temor, falso, de que las vacunas causan autismo. La semana pasada, en medio de una de los peores brotas de varicela en el país, Trump dio marcha atrás.

"Tienen que recibir las vacunas. Las vacunas son muy importantes", dijo, cuando los periodistas le preguntaron fuera de la Casa Blanca si los niños debían vacunarse. "Esto realmente está sucediendo ahora. Tienen que recibir sus vacunas", insistió.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.