Recuperan obras del museo de Bagdad

Son 700 piezas y 40.000 manuscritos
(0)
9 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- Los equipos estadounidenses de investigación en Irak recuperaron más de 700 piezas de arte y casi 40.000 manuscritos antiguos saqueados de la colección del Museo Nacional en Bagdad, algunos de ellos escondidos en bóvedas bajo tierra antes de la invasión de las fuerzas de la coalición, informaron ayer oficiales norteamericanos.

Los investigadores hallaron las bóvedas en Bagdad durante la semana pasada -incluyendo cinco ubicadas dentro de complejo del mismo museo- y las forzaron hasta abrirlas, revelando así que muchas de las piezas que se consideraban saqueadas habían sido escondidas en estas bóvedas para evitar que fueran dañadas durante los ataques de las fuerzas estadounidenses sobre la ciudad.

Un alto funcionario del Museo Británico, John E. Curtis, reveló esta semana que sus pares iraquíes le dijeron que en los meses previos al comienzo de la guerra habían guardado muchas de las piezas más valiosas en lugares ocultos y seguros.

Entre los objetos hallados figuran una vasija de arcilla que data del 5000 a.C. y una piedra angular con inscripciones que procede del palacio en Babilonia del rey Nabucodonosor, del siglo VI a.C.

Por otra parte, muchas piezas fueron devueltas apenas las autoridades prometieron amnistía para los saqueadores y recompensas por los objetos. Así, una persona devolvió una caja de manuscritos y pergaminos, y otra devolvió 46 piezas, entre ellas un jarrón que tiene unos 7000 años.

Agentes de la Oficina norteamericana de Inmigración y Aduanas (ICE), que ahora forma parte del Departamento de Seguridad Interna, y del ejército, han trabajado junto con los curadores y empleados del museo para elaborar listas de piezas perdidas y para evitar mayores saqueos.

"La recuperación de estos objetos es el resultado de un esfuerzo soberbio de cooperación entre las autoridades estadounidenses, las fuerzas armadas de Estados Unidos y el pueblo iraquí", afirmó ayer Michael García, secretario adjunto de ICE.

En algunas de las bóvedas los investigadores hallaron evidencias de que "ciertas piezas selectas y muy valiosas" habían sido robadas de allí. Los funcionarios de ICE dijeron que un curador iraquí del museo que fue llevado recientemente a una de las bóvedas palideció al descubrir que algunas de las piezas más cotizadas guardadas antes de la guerra se habían desvanecido, aparentemente robadas por alguien que tenía acceso al lugar.

Mediante un comunicado, el ICE subrayó que agentes de este servicio fueron desplegados en Irak incluso antes del comienzo de la guerra, el 20 de marzo, y que comenzaron su accionar desde que se conocieron las primeras noticias sobre los saqueos.

"Los agentes del ICE comenzaron a dormir en el interior del museo a fin de prestar asistencia a las fuerzas estadounidenses para proteger al museo de nuevos saqueos", precisa el texto.

Por lo menos 38 piezas de gran valor faltan en la galería principal del museo, pero los expertos dicen que aún puede haber miles de piezas desaparecidas, algunas invaluables.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.