Opinión. La crisis del euro tendrá un efecto mundial