Ségolène Royal denuncia que la clase política es un "club machista"

La líder socialista dispara contra Hollande y Macron en sus memorias, que acaban de salir a la venta en el país
La líder socialista dispara contra Hollande y Macron en sus memorias, que acaban de salir a la venta en el país Fuente: Archivo
La líder socialista dispara contra Hollande y Macron en sus memorias, que acaban de salir a la venta en el país
Luisa Corradini
(0)
5 de noviembre de 2018  

PARÍS.- Ségolène Royal decidió ajustar cuentas. En un reciente libro, la excandidata presidencial no solo acusa con inusitada ferocidad al padre de sus cuatro hijos, el exmandatario François Hollande , sino también a Emmanuel Macron y a toda la clase política francesa: "Un club machista de hombres blancos heterosexuales", denuncia.

En sus memorias, tituladas "Lo que por fin puedo decirles", que acaban de salir a la venta en Francia , la representante socialista a la elección presidencial de 2007 no se contenta con relatar los episodios políticos sobresalientes que le tocó vivir en casi 40 años de carrera política: también y sobre todo dispara sin piedad contra su excompañero, su partido, sus excorreligionarios, la política del gobierno socialista presidido por François Hollande al que perteneció como ministro de Ecología y, en general, contra la clase política francesa.

A los 65 años, Royal parece haber escrito su libro con la intención de ajustar las cuentas que quedaron pendientes durante todos estos años, a pesar de que su actitud pueda costarle sus esperanzas de dirigir la lista socialista a las elecciones europeas, en mayo próximo.

En el primer capítulo, titulado "Sobrevivir en un mundo de hombres", describe todas las experiencias que vivió en ese "zoo de la política, dominado por los machos alfa". Uno de los episodios más significativos fue un diálogo que presenció entre el ex primer ministro Manuel Valls y Emmanuel Macron en el Parlamento.

"El crecimiento francés está a media asta", dijo Macron, por entonces ministro de Economía. "¿Y tu sexo también?", preguntó Valls.

"El sexismo es un racismo, se nutre del mismo oscurantismo", dice Royal al describir a los dirigentes que hablan de sus consejeras como "úteros con patas".

La lista de groserías, insultos e impertinencias recogidos durante su carrera ocupa seis páginas: "Con cuatro hijos podrías ser una buena ministra de la Familia", le dijo en un momento el ex primer ministro socialista Lionel Jospin. "¿Y quién va a cuidar a los niños?", le preguntó otro exjefe de gobierno socialista Laurent Fabius, cuando se presentó como candidata a las primarias socialistas del año 2006. "¡Que se desnude!", le reclamaron en otra ocasión desde un escaño cuando llegó por primera vez al Parlamento en 1988. Un presidente de comisión parlamentaria se felicitó en 2000 de que una "vaca loca" participara en los trabajos sobre esa enfermedad.

Royal, que fue la primera mujer en la historia de Francia en llegar a la instancia final de la carrera al Elíseo, también acusa de machismo a su excompañero François Hollande. Al respecto, afirma claramente que el "cruel adulterio" casi público cometido por su entonces compañero sentimental con la periodista Valérie Trierweiler diez años más joven que ella en plena campaña electoral "perjudicó" sus posibilidades de derrotar a Nicolas Sarkozy en la elección de 2007.

Comparativamente, Macron le resulta "muy simpático y respetable por haber osado casarse con una mujer veinte años mayor que él". "Aprecié aún más a Macron cuando Trierweiler fue luego engañada con una mujer diez años más joven que ella", dice aludiendo a la actriz Julie Gayet.

"A la distancia comprendo que debería haber puesto fin a esa situación desde el comienzo de la campaña y haberme separado", reconoce. Royal hizo pública "la traición" de Hollande pocos días después de haber perdido la elección presidencial.

Según la excandidata, una vez llegado a la presidencia en 2012, Hollande se rodeó de un "círculo de hombres blancos heterosexuales" y eso se tradujo en sus conductas y políticas. Este ambiente impidió a Royal, por ejemplo, obtener el Ministerio de Relaciones Exteriores, al que aspiraba.

Otra parte de sus memorias está consagrada a sus relaciones con Emmanuel Macron, que en los últimos tiempos no parecen ser demasiado buenas. La razón es, probablemente, que durante la última reorganización de gabinete, el presidente insinuó la posibilidad de incorporarla, pero luego no concretó sus intenciones.

Con dureza y sarcasmo, Royal critica también la pretensión del presidente de encarnar el "nuevo mundo", como si la vida hubiera comenzado el día que llegó al poder. Y concluye: "Emmanuel Macron confunde prepotencia y justa autoridad, verticalismo con carisma, dignidad, rigor y sobriedad".

Definiciones contundentes

Blancos y machistas

La candidata a presidente en 2007 acusó a la elite política de ser "un club machista de blancos heterosexuales"

Una crítica feroz

Las críticas más feroces están destinadas a su excompañero sentimental, el socialista François Hollande

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.