Sigue la ola de ataques en Israel

Un nuevo atentado suicida en un centro comercial de Afula dejó cuatro muertos
(0)
20 de mayo de 2003  

JERUSALEN.- En el quinto ataque suicida cometido en Israel en menos de 48 horas, una kamikaze palestina se hizo volar ayer en un centro comercial de la ciudad norteña de Afula, mató a tres personas, hirió al menos a otras 40 y ensombreció aún más las esperanzas de que prospere un plan de paz auspiciado por Estados Unidos para Medio Oriente.

El atentado, reivindicado simultáneamente por la Jihad Islámica y las Brigadas de Mártires Al-Aqsa, ocurrió cuando la atacante fue interceptada por un guardia de seguridad en la entrada del shopping Shaarei Amakim, en Afula, y de inmediato detonó los explosivos que llevaba adosados a su cuerpo. El guardia figura entre la víctimas fatales, además de otros dos israelíes y la autora de la explosión.

Los grupos radicales islámicos identificaron a la mujer como Heba Daraghmeh, de 19 años y estudiante de la ciudad cisjordana de Tubas.

Desde el sábado por la noche, otros cuatro atentados suicidas -uno de ellos frustrado-, y reivindicados por Hamas, dejaron nueve muertos, además de los cuatro kamikazes.

La ola de atentados subraya las dificultades en poner en marcha el plan de paz patrocinado por Washington, que consiste en tres etapas destinadas a poner fin a la violencia y crear un Estado palestino para 2005. Los militantes palestinos juraron hacer fracasar la llamada "hoja de ruta", que hasta ahora fue aceptada por el nuevo liderazgo reformista palestino, pero no por el gobierno derechista de Israel.

Pese al recrudecimiento de la violencia, el presidente estadounidense, George W. Bush, seguía mostrándose confiado en el éxito del plan.

"Tengo plena confianza en que podemos llevar adelante el proceso de paz para Medio Oriente", declaró ayer el mandatario estadounidense en una conferencia de prensa.

"El plan de paz está vigente; seguimos en el camino de la paz; será quizás un viaje un tanto abrupto, pero no me saldré de la ruta" hasta alcanzar el objetivo, agregó.

Previamente, ayer, un palestino de 19 años que viajaba en bicicleta hizo detonar una bomba de 30 kilos cerca de un jeep del ejército en la Franja de Gaza, hiriendo a tres soldados israelíes.

Condena palestina

Tras los atentados del domingo -el más mortífero de los cuales ocurrió en Jerusalén y dejó 14 muertos-, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, aplazó su viaje a Washington, donde esta semana tenía previsto reunirse con Bush.

Por su parte, la dirección palestina condenó ayer el atentado de Afula y se comprometió a reconstituir sus fuerzas de seguridad "para hacer frente a la violencia y establecer una paz duradera en la región".

En Washington, en tanto, se informó que el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, habló ayer telefónicamente con el canciller israelí, Silvan Shalom, y con el premier palestino, Mahmoud Abbas.

Este último, según un comunicado difundido por su oficina, pidió a Israel "aceptar y aplicar la hoja de ruta para poner fin a la violencia".

Se desconoce por ahora las medidas que adoptará el gobierno israelí a raíz de la ola de atentados, cuando ya ha decidido por lo pronto el cierre total de los territorios palestinos, la prohibición de movimiento entre una ciudad y otra de Gaza y Cisjordania y una seria advertencia a todas las autoridades extranjeras que visiten a Yasser Arafat.

Fuentes militares culparon en los últimos días al líder palestino de haber suministrado "órdenes directas" para intensificar el terror en Israel. Para Sharon, sin embargo, desterrar a Arafat tendría más inconvenientes que ventajas, ya que equivaldría a "extenderle la alfombra roja en el extranjero", aseguró.

El líder palestino permanece confinado por el ejército israelí en sus oficinas de Ramallah desde diciembre de 2001 y ha reiterado que nada tiene que ver con los recientes atentados suicidas palestinos

"¿Qué pretenden que haga si soy el único presidente del mundo al que no dejan moverse de sus oficinas?", preguntó ayer Arafat.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.