Trágico descarrilamiento en Alemania

Murieron 120 personas y hubo 200 heridos al chocar un convoy de alta velocidad contra un puente cerca de Hannover.
(0)
4 de junio de 1998  

ESCHEDE, Alemania.- Un tren de pasajeros de alta velocidad se descarriló ayer en el norte de Alemania y causó la muerte de por lo menos 120 personas e hirió a otras 200, en el peor accidente de su tipo en este país.

Los vagones del Inter-City Express (ICE) 884 se apilaron uno tras otro contra la base de un puente de concreto, que quedó totalmente destruido.

El tren se dirigía a Hamburgo a 200 kilómetros por hora, con casi 400 pasajeros. El accidente ocurrió a las 11 de la mañana (hora local), mientras el tren se aproximaba a la estación de Eschede, 50 kilómetros al norte de Hannover.

Las versiones de la causa del accidente son contradictorias. La policía informó inicialmente que un automóvil se cayó del puente cuanto el tren pasaba por el lugar. Pero luego se indicó que el automóvil cayó sobre las rieles al parecer como consecuencia del impacto del tren contra el puente.

Sin embargo, Klaus Rathert, funcionario regional de Ferrocarriles Alemanes (Deutsche Bahn AG), dijo en una conferencia de prensa anoche que el conductor del tren, que fue uno de los sobrevivientes, declaró que la locomotora frontal aparentemente se desacopló, se descarriló y originó el choque de los vagones de pasajeros contra uno de los soportes del puente, que colapsó sobre el resto del tren.

El automóvil encontrado bajo los escombros pertenecía a un empleado ferroviario que estaba trabajando en las vías, informó el vocero policial Joachim Lindenberg.

Cualquiera que hubiera estado a esa proximidad del desastre difícilmente pudo haber sobrevivido, indicó.

"Tenemos que levantar el puente y presumimos que cuando lo hagamos el número de muertos podría aumentar", dijo a los periodistas el vocero de Ferrocarriles Alemanes, Hans-Juergen Frohns.

Un panorama horrible

"Es un caos completo, un panorama horrible", comentó un agente de policía, mientras los socorristas sacaban a los sobrevivientes de entre los escombros.

Incluso una grúa levantó fragmentos del puente derrumbado, de modo que los trabajadores pudieran llegar a los vagones afectados, y numerosas ambulancias trasladaban a los heridos a hospitales cercanos.

La patrulla fronteriza alemana envió helicópteros y 80 agentes para ayudar en la tarea de extraer a los pasajeros atrapados en los vagones.

Los restos del tren quedaron dispersos por cientos de metros, debido a que las locomotoras continuaron andando, tras haber perdido algunos de sus vagones, dijeron testigos.

Helicópteros transportaron a los heridos a hospitales en Hannover, a unos 60 kilómetros de distancia del lugar donde ocurrió el accidente.

Además, la fuerza del impacto hizo que muchos de los vagones quedaran apilados de punta, a varios metros de altura.

Según las autoridades, unas 100 personas sufrieron heridas leves además de los 200 que se encontraban en grave estado.

La Cruz Roja contrató seis autobuses para llevar a Hamburgo a quienes resultaron ilesos, informó el vocero Harald Krueger.

Varios vagones quedaron totalmente destruidos y el terreno se veía cubierto de vidrios astillados. Más de 800 trabajadores de rescate, incluyendo cirujanos, colaboraron en los esfuerzos para salvar a pasajeros atrapados.

El descarrilamiento interrumpió el tráfico ferroviario en ambas direcciones.

El ministro de Transporte, Matthias Wissman, y el gobernador del Estado de Baja Sajonia, Gerhard Schroeder, acudieron al lugar del accidente.

Un ejecutivo de la empresa Ferrocarriles Alemanes, Johannes Ludewig, dijo que estaba "profundamente consternado y horrorizado por las proporciones de este accidente", el peor que haya sufrido la línea ferroviaria de alta velocidad ICE, inaugurada en 1991.

Hace tres meses, un ICE embistió lateralmente en Francfort a una vagoneta que transportaba a trabajadores de la construcción. El accidente produjo tres heridos graves.

Antecedentes

Este fue el peor accidente ferroviario ocurrido en Alemania, desde que en junio de 1945, dos trenes chocaron en Munich y dejaron 102 muertos.

Más recientemente, en 1967, un tren se estrelló contra un camión que transportaba combustible y cruzaba la vía cerca de Magdeburg, en la entonces Alemania Oriental. El choque provocó una explosión en la que murieron 94 personas.

El peor accidente de trenes de la historia tuvo lugar en la India, el 6 de junio de 1981, cuando la caída de siete vagones a un río causó 800 muertos.

El último gran siniestro ferroviario ocurrió el 14 de febrero de este año, en Camerún. Por lo menos 220 personas murieron al explotar dos vagones-cisterna cargados de gasolina, luego de que descarrilase un convoy en las afueras de Yaunde.

Sin palabras

ROMA (DPA).- El canciller alemán Helmut Kohl, de visita en Italia, se mostró hondamente afectado por el accidente ferroviario de Eschede.

"Estoy, como todos en Alemania, bajo el impacto de este trágico suceso", dijo Kohl.

"En verdad, en este momento le faltan a uno las palabras para expresar las condolencias a los familiares", agregó.

Kohl se reunió anoche con el primer ministro italiano Romano Prodi y emprendió de inmediato su regreso a Alemania.

Qué es el ICE

  • El sistema del Inter-City Express (ICE) funciona desde 1991 y cuenta con 104 trenes.
  • Alcanzan una velocidad de 280 kilómetros por hora.
  • A diario viajan en estos trenes 65.000 pasajeros.
  • En 1997, la empresa Deutsche Bahn AG ganó 939 millones de dólares.
  • Con el número máximo de 14 vagones, el tren alcanza una longitud de 410 metros, con capacidad para 567 personas en segunda clase y de 192 en primera.
  • Los pasajeros pueden hacer y recibir llamadas telefónicas en todos los vagones. Poseen también un centro de conferencias, restaurante y bar.
  • Todos los asientos son reclinables y tienen auriculares con música.
  • Cada tren ICE vale 85 millones de dólares.
  • Un pasaje para viajar de Berlín a Bonn (500 kilómetros) cuesta 88 dólares.
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.