Juan Carlos I: cómo es el lujoso resort de República Dominicana que eligió el rey emérito para su exilio

Tras abandonar España, el rey emérito Juan Carlos I se habría ido a un lujoso complejo de República Dominicana
Tras abandonar España, el rey emérito Juan Carlos I se habría ido a un lujoso complejo de República Dominicana Crédito: AFP
Daniel Lozano
(0)
4 de agosto de 2020  • 18:01

El estrecho vínculo con sus propietarios y su entorno paradisiaco han convertido a la Casa de Campo de La Romana en el principal favorito para acoger al Rey emérito Juan Carlos I tras abandonar España por sorpresa. Tanto amigos cercanos como medios informativos de República Dominicana aseguran que el rutilante complejo turístico y residencial del sureste de la Isla de La Española, uno de los más reconocidos del Caribe, será finalmente el elegido.

Un edén de lujo que también atrajo a Francis Ford Coppola, que eligió las playas junto a la desembocadura del río Chavón para el rodaje del ataque salvaje de los helicópteros en Apocalipsis now, con "La cabalgata de las walkirias", de Richard Wagner, como telón de fondo.

La primera razón tiene nombre propio: los hermanos Fanjul, propietarios del resort y de la Corporación Central Romana, además de Florida Crystals, poderosa empresa del sector azucarero en Estados Unidos. De origen asturiano y con lazos familiares con los Borbón, la familia de emigrantes llegó desde España a Cuba en el siglo XIX en busca de la prosperidad hasta que en 1959, con el triunfo de los barbudos, huyeron a Miami, en donde multiplicaron sus negocios. Hace medio siglo comenzaron a levantar su gran obra: Casa de Campo.

Uno de los hermanos, Pepe Fanjul, "El rey del azúcar", figura entre los amigos íntimos de Juan Carlos I, intercambiando visitas en Mallorca y en la propia Casa de Campo. Un territorio exclusivo de 3000 hectáreas para la "high class" y la alta alcurnia local e internacional, muy tradicional desde sus orígenes hasta que fue abriéndose a fortunas millonarias de cantantes y famosos. La apertura a las grandes fortunas trajo consigo a figuras menos deseadas, como narcotraficantes y corruptos de la revolución chavistas. Incluso hubo allanamientos en villas de lujo y mansiones de Casa de Campo, que significaron un punto de inflexión.

Tanto unos como otros pueden construir sus villas vacacionales en los terrenos de Casa de Campo, que también cuenta con hoteles, marina, tres campos de golf (el diseñado por Pete Dye está entre los más valorados de todo el planeta) piscinas, spas, restaurantes. A todo lujo. A su playa Minitas sólo pueden acudir inquilinos o propietarios. Y vale la pena, así como presenciar los conciertos de los Altos de Chavón, estrenados por Frank Sinatra en los 80. Por su anfiteatro de estilo griego han pasado Juan Luis Guerra, Elton John, Sting o Julio Iglesias, quien hace años cambió su villa en Casa de Campo por otra mansión más al este, en Punta Cana, que compite por atraer nuevas estrellas.

El lugar aspiracional soñado por casi todos y tantas veces cantado por Pitbull. "Ahora voy yo a La Romana a tomar tremendo show", entona el reguetonero boricua. Marc Anthony y su mansión de 19 millones de dólares, Rihanna, Beyoncé y Justin Bieber y muchos otros han reemplazado a sus antiguos habitantes, como Henry Kissinger, secretario de Estado con Richard Nixon y Gerald Ford.

Una Casa de Campo gigantesca donde el Rey emérito juega en casa: tiene su propia avenida, que conduce al aeropuerto, y puede presenciar los avances futbolísticos de jóvenes valores en la Escuela del Real Madrid, su equipo favorito.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.