Trump dio luz verde a la transición: qué puede hacer en los meses que le quedan

El presidente saliente de Estados Unidos Donald Trump
El presidente saliente de Estados Unidos Donald Trump Fuente: AFP
(0)
24 de noviembre de 2020  • 12:50

Aunque el presidente Donald Trump aún no ha admitido formalmente su derrota en las elecciones presidenciales contra Joe Biden, ayer dio luz verde al proceso de transición de la nueva administración, en una primera señal de reconocimiento implícito de los resultados.

Sin embargo, su mandato todavía no ha terminado y tiene tiempo suficiente para ejercer sus poderes para la venganza política, iniciar un conflicto internacional o reclamar inmunidad, indultando a aliados políticos, a su familia e incluso auto-indultándose.

A continuación una lista de lo que Trump puede hacer antes de entregar el mando al presidente electo Joe Biden el 20 de enero de 2021.

Despedir opositores y disidentes

Los despidos comenzaron unos días después de las elecciones vía Twitter. El primero en irse fue secretario de Defensa, Mark Esper, quien tenía preparada una carta de renuncia hace semanas, consciente de que el presidente podía echarlo en cualquier momento, según informó CNN.

Esper había estado en terreno inestable con la Casa Blanca durante meses, una brecha que se profundizó después de que dijo en junio que no apoyaba el uso de tropas en servicio activo para sofocar las protestas a gran escala en Estados Unidos provocadas por la muerte de George Floyd a manos de la policía. Esper también dijo que las fuerzas militares deben usarse en un papel de aplicación de la ley solo como último recurso.

La semana pasada fue el turno de Chris Krebs, uno de los máximos expertos en ciberseguridad del gobierno. El presidente tomó la decisión luego de que Krebs, quien se desempeñaba como director de ciberseguridad e infraestructura del departamento de Seguridad Nacional (CISA), contradijera sus afirmaciones de que hubo fraude en las elecciones de Estados Unidos.

Otros que podrían verse señalados son el director del FBI, Christopher Wray; el inspector general del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Michael Horowitz, la directora de la CIA, Gina Haspel, y el doctor Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas.

Indultar a aliados y familiares y a él mismo

Las últimas horas de Trump en el cargo pueden ser cruciales para varias investigaciones federales. Podría indultarse a sí mismo y a sus aliados y evitar ser investigado por fraude fiscal o cualquier otro supuesto delito federal. En 2018, Trump dijo que tenía el "derecho absoluto" de perdonarse a sí mismo.

Trump ha otorgado indulto a sus partidarios en el pasado, sobre todo a principios de este año cuando conmutó la sentencia penal de Roger Stone, quien fue sentenciado a prisión luego de ser declarado culpable de mentir bajo juramento a los legisladores.

Podría ampliar su poder para perdonar a aliados cercanos como el exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien se declaró culpable de mentir al FBI sobre las discusiones que tuvo con un funcionario ruso antes de que Trump asumiera el cargo en 2017 y el ex presidente de campaña Paul Manafort.

Pero el poder del perdón no es absoluto. Fundamentalmente, el indulto solo se aplica a los delitos federales. Eso significa que los indultos no protegerían, por ejemplo, a los asociados de Trump de la investigación criminal que está llevando a cabo el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, sobre los pagos de dinero secreto que el ex abogado y reparador del presidente Michael Cohen hizo antes de las elecciones de 2016 a dos mujeres que dijeron haber tenido encuentros sexuales con Trump.

Iniciar un conflicto internacional

La hipótesis que más fuerza tiene es la de un ataque a Irán antes de despedirse de la Casa Blanca. El 17 de noviembre, reunido en el despacho oval con varios asesores, el presidente estadounidense pidió que le presentaran opciones militares para atacar las instalaciones nucleares de Irán, informaron The Wall Street Journal y The New York Times. El encuentro tuvo lugar tras conocerse el informe de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y en él participaron el vicepresidente, Mike Pence; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el nuevo secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, y el jefe del Estado Mayor, Mark Milley, entre otros.

Veto de financiación

Trump tiene la autoridad para vetar una nueva legislación de financiación o forzar el cierre del gobierno para que los legisladores estén de acuerdo con sus planes. El presidente no es nuevo en esto. Ha cerrado el gobierno antes, tratando de convencer a los legisladores de que aprueben más de 5000 millones de dólares para el muro fronterizo de México planeado.

The Washington Post informó que Trump ha debilitado o eliminado más de 125 regulaciones y políticas relacionadas con la protección del medio ambiente. Antes de las elecciones, intensificó sus esfuerzos para aliviar los requisitos de las plantas de energía que filtran desechos a las vías fluviales e incluso aprobar la perforación sísmica en un refugio de vida silvestre de Alaska.

A principios de julio, el presidente Trump amenazó con cortar los fondos federales a las escuelas que no abrieron después de su cierre en medio de la pandemia de coronavirus. "Los demócratas piensan que sería malo para ellos políticamente si las escuelas estadounidenses abrieran antes de las elecciones de noviembre, pero es importante para los niños y las familias. ¡Puede cortar la financiación si no se abre!", fustigó el mandatario por Twitter.

En agosto, en un intento por impedir que más estadounidenses voten por correo, dijo que estaba bloqueando el esfuerzo de los demócratas de incluir fondos para el Servicio Postal y la infraestructura electoral en un nuevo proyecto de ley de alivio del coronavirus.

Destruir documentación

Hay muchos registros almacenados en la Casa Blanca que es posible que Trump no quiera que su sucesor, el Congreso o el público vean nunca: correos electrónicos relacionados con su juicio político. Memos sobre funcionarios a los que ha despedido. Transcripciones de conversaciones con Vladimir Putin o Kim Jong Un.

Antes de irse, podría pedir que los registros se destruyan u oculten para que la administración entrante de Biden no sepa dónde encontrarlos, lo que preocupa a algunos funcionarios del gobierno, según reportó The Atlantic. Trump ya se ha negado a otorgarle a Biden los informes de inteligencia que normalmente recibe un presidente electo durante el período de transición.

Trump ha dejado pocos rastros en papel. Ha criticado a los funcionarios que toman notas en las reuniones de la Oficina Oval, según informó The Atlantic. En particular, ha mantenido en secreto sus conversaciones con Putin, llegando incluso a recopilar las notas del traductor después de una reunión cara a cara. Cuando llegó a la Casa Blanca, Trump trajo consigo la costumbre de deshacerse de los papeles no deseados rompiéndolos.

Revelar secretos de estado

Ya sea por despecho o por descuido general, Trump podría revelar secretos descubiertos por una comunidad de inteligencia estadounidense a la que ha despreciado durante mucho tiempo. Tiene el poder de hacerlo; los presidentes pueden desclasificar cualquier cosa que deseen. Sin embargo, en el caso de Trump, es posible que lo impulse más la necesidad de reivindicarse en sus últimos días en el poder que de promover los intereses del país. Una obsesión suya es su afirmación infundada de que la administración Obama espió su campaña de 2016. Un ejemplo de información que podría divulgar selectivamente es cualquier cosa que supuestamente refuerce esa acusación.

"Es absolutamente una preocupación" que Trump quiera revelar secretos del gobierno "debido a su enfoque diferente para desclasificar sumariamente la inteligencia mientras era presidente", dijo David Preiss a The Atlantic, un ex oficial de la CIA. El año pasado, por ejemplo, Trump tuiteó lo que se creía que era una imagen clasificada de una plataforma de lanzamiento de cohetes en Irán. Al principio de su mandato, se reunió en privado con funcionarios rusos en la Oficina Oval y, según los informes, compartió con ellos inteligencia clasificada sobre un complot del Estado Islámico que había venido de un aliado estadounidense, Israel, informó el mismo medio.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.