Trump vs. EE.UU.: solo los hechos, en 40 oraciones

David Leonhardt
David Leonhardt MEDIO: The New York Times
(0)
24 de septiembre de 2019  

WASHINGTON.- A veces vale la pena tomar distancia para ver el cuadro completo. El presidente Donald Trump presionó a un líder extranjero para interferir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020.

Instó a un país extranjero a intervenir en la elección presidencial de 2016. Divulgó información clasificada a funcionarios extranjeros. Desautorizó públicamente a funcionarios de inteligencia estadounidenses cuando posó junto a un hostil autócrata extranjero.

Contrató a un consejero de seguridad nacional de quien sabía que había trabajado secretamente como lobista para un país extranjero. Incentiva a los líderes extranjeros a enriquecer a él y a su familia alojándose en sus hoteles.

Hace una genuflexión ante dictadores homicidas. Se enemistó con los aliados más cercanos de Estados Unidos. Le mintió al pueblo norteamericano sobre los acuerdos de negocios de su empresa en Rusia.

Cuenta nuevas mentiras prácticamente cada semana, sobre economía, fraude electoral y hasta el pronóstico meteorológico. Pasa horas y horas viendo televisión y demasiados días de vacaciones. Con frecuencia se niega a leer los boletines de información o realizar otras funciones básicas del trabajo de un presidente.

Tiene asesores, así como miembros de su propio partido en el Congreso, que se ríen de él a sus espaldas por su incapacidad para ejercer el cargo. Denigró repetidamente a un senador estadounidense fallecido que fue héroe de guerra. Insultó a una familia de estrella dorada, los sobrevivientes de militares estadounidenses caídos en acción.

Describió a una exprimera dama, poco después de su muerte, como "asquerosa". Describió a los supremacistas blancos como "personas que están muy bien". Les dijo a cuatro mujeres de color, todas ciudadanas y miembros de Congreso, que "vuelvan y ayuden a arreglar los lugares completamente destrozados e infestados por el delito de los que provienen".

Hizo un chiste sobre Pocahontas durante una ceremonia en honor a los veteranos nativos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial. Lanzó su carrera política afirmando falsamente que el primer presidente blanco no era en verdad estadounidense.

Lanzó su campaña presidencial describiendo a los mexicanos como "violadores". Describió a la mujer de diversos modos, como "una perra", "una cerda", "cara de caballo", así como "sangrando mucho por un estiramiento facial" y "con sangre que le salía de cualquier lugar".

Fue acusado de agresión sexual o conducta inapropiada por múltiples mujeres. Hizo campaña por un candidato al Senado acusado de abusar de varias mujeres adolescentes. Agitó los brazos durante un discurso para ridiculizar a una persona con una discapacidad física.

Incitó a sus partidarios a cometer actos de violencia contra sus adversarios políticos. Pidió que sus oponentes y críticos sean investigados y encarcelados. Utiliza una frase popular entre los dictadores -"el enemigo del pueblo"- para describir a los periodistas.

Intenta socavar cualquier fuente independiente de información que no le guste, incluidos jueces, científicos, periodistas, funcionarios electorales, el FBI, la CIA, la Oficina de Presupuesto del Congreso y el Servicio Meteorológico Nacional. Intentó hostigar al titular de la Reserva Federal para que bajara las tasas de interés. Dijo que un juez no puede ser objetivo por su ascendencia mexicana.

Obstruyó a la Justicia intentando influir en una investigación sobre su campaña presidencial. Violó la ley federal instruyendo a su abogado para que pagara 280.000 dólares para cubrir con silencio dos supuestas relaciones extraconyugales. Hizo su fortuna en parte a través de un fraude financiero a gran escala. Se negó a publicar sus declaraciones impositivas.

Acusó falsamente a su predecesor de pincharle el teléfono. Aseguró que los agentes de seguridad y los fiscales fabrican regularmente las pruebas, dañando la credibilidad de las investigaciones criminales en todo el país.

Ordenó que los niños sean separados físicamente de sus padres. Sugirió que Estados Unidos no es diferente ni mejor que la Rusia de Vladimir Putin. Dijo que Estados Unidos es un "antro". Es el presidente de Estados Unidos, y es una amenaza para prácticamente todo lo que Estados Unidos debería representar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.