Ucrania y los rebeldes prorrusos firmaron un nuevo alto el fuego

El acuerdo, con el aval de Rusia y de la OSCE, busca poner fin a cinco meses de combates, que dejaron 2600 muertos; los insurgentes aún mantienen su plan separatista
(0)
6 de septiembre de 2014  

MINSK.- Luego de casi cinco meses de combates, Ucrania y los rebeldes prorrusos acordaron ayer un cese del fuego, el primer paso para poner fin a un conflicto de cinco meses que provocó la peor disputa entre Moscú y Occidente desde el fin de la Guerra Fría.

El acuerdo, que entró en vigor ayer, fue avalado también por representantes de Rusia y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Minsk, la capital bielorrusa. "El mundo entero ansía la paz. Toda Ucrania ansía la paz, incluidos los millones de residentes de Donbass [en manos rebeldes]", dijo el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, en un comunicado.

"La vida humana es el valor más elevado. Debemos hacer todo lo posible y lo imposible para terminar el baño de sangre y poner fin al sufrimiento del pueblo", sostuvo el mandatario, que agregó que había ordenado a sus fuerzas armadas que detuvieran las hostilidades.

Sergei Taruta, el gobernador de la región de Donetsk, que está en el centro de la rebelión, dijo que esperaba que el acuerdo se mantuviera, pero un importante líder rebelde advirtió que los separatistas todavía querían separarse formalmente de Ucrania.

"El cese del fuego no significa el fin de la política de separación de Ucrania", dijo Igor Plotnitsky, líder de la región de Lugansk. El acuerdo incluye la retirada de tropas, la creación de un corredor humanitario para los refugiados y el ingreso de ayuda, además de un intercambio de prisioneros y el inicio de trabajos de reconstrucción en áreas en conflicto.

Los choques armados entre los rebeldes y el gobierno central ucraniano, que dejaron unos 2600 muertos según Naciones Unidas, comenzaron a mediados de abril, poco después de que Rusia anexó la península de Crimea, y varias regiones del este del país expresaran también su deseo de unirse a Moscú.

El gobierno ucraniano prooccidental y afín a la Unión Europea enfrentó a los rebeldes con suerte diversa. De hecho, Poroshenko comenzó a apoyar la idea de un acuerdo de cese del fuego en las últimas semanas, luego de que la balanza se inclinara en su contra y sus tropas sufrieran una serie de derrotas a manos de una fuerza rebelde que, según Occidente, recibe respaldo militar de Rusia. Moscú niega haber armado a los rebeldes o enviado tropas.

Simultáneamente, esta semana el presidente ruso, Vladimir Putin, dio por primera vez su respaldo explícito a un plan de paz concreto, en el que proponía siete pasos que implicaban dejar a los rebeldes en control del territorio, que representa cerca de una décima parte de la población de Ucrania y una porción aún mayor de su industria.

Un cese del fuego anterior, firmado en junio, duró apenas diez días. Pero funcionarios en Kiev esperaban que el nuevo acuerdo lleve a una paz más duradera, porque tiene el respaldo de Putin y Poroshenko.

El Kremlin expresó ayer su deseo de que el alto el fuego acordado sea "respetado punto por punto".

"Moscú espera que todas las disposiciones del documento y los acuerdos obtenidos sean respetados punto por punto por todas las partes", dijo el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov.

La propia firma del alto el fuego es un éxito para los separatistas y para Rusia, ya que Kiev debió reconocer como interlocutores a Plotnitsky, "primer ministro" de la autoproclamada "República de Lugansk", y su homólogo de Donetsk, Alexandre Zakhartshenko.

Pese a la tregua anunciada ayer, los embajadores europeos reunidos en Bruselas decidieron aprobar nuevas sanciones económicas contra Rusia por afectar la soberanía de Ucrania, informó una fuente diplomática.

Mientras, la estrategia rebelde fue continuar con los combates incluso después de que las conversaciones habían comenzado en Minsk, con fuego de morteros y artillería en Donetsk, el principal bastión prorruso, y enfrentamientos alrededor de la ciudad portuaria de Mariupol.

Cinco meses de combates

7 de abril

Los combates entre los separatistas prorrusos y el gobierno central de Kiev comienzan luego de que los rebeldes toman las sedes de la administración regional en varias ciudades del este del país.

12 de mayo

Tras un referéndum, en medio de combates y sin observadores internacionales, Donetsk y Lugansk proclaman sus respectivas independencias y piden integrarse a Rusia.

25 de mayo

Ucrania celebra elecciones presidenciales y se impone el prooccidental Petro Poroshenko.

16 de junio

Moscú corta el suministro de gas a Ucrania y le exige el pago de su deuda.

20 de junio

Ucrania decreta un alto el fuego en el este del país, que dura hasta el 1° de julio, cuando se reanudaron los combates.

Agencias Reuters, AFP y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.