Un abrupto giro de Trump en su política de Medio Oriente genera críticas de sus aliados