Un drama que podría inclinar la balanza en la campaña

Para los analistas, en su papel de presidente se beneficiaría Sarkozy
(0)
21 de marzo de 2012  

PARIS (De nuestra corresponsal).- Los trágicos episodios de Toulouse y Montauban pusieron ayer la campaña presidencial entre paréntesis por decisión común de la mayoría de los pretendientes al Palacio del Elíseo. Pero la tregua duró poco.

Conscientes de que este momento de duelo podría beneficiar a Nicolas Sarkozy, que, en su calidad de jefe del Estado, ocupa desde hace dos días todas las pantallas de televisión, varios de sus adversarios no dudaron en desenfundar la artillería pesada.

"Si bien el candidato Sarkozy se retiró provisoriamente de la campaña, fue para aprovechar aún más las vestimentas de presidente e, incluso, de superministro del Interior, que siempre fue uno de sus mejores roles", reconoce Pascal Perrineau, director del Centro de Investigación del Instituto de Ciencias Políticas de París (Cevipov).

Sus colaboradores, sin embargo, evitan cuidadosamente la cuestión y rechazan todo aquello que podría parecerse a una instrumentalización. "Me niego a entrar en ese debate", advirtió el ministro de Vivienda, Benoist Apparu.

Un representante del partido de gobierno, la Unión para una Mayoría Popular (UMP), no niega, sin embargo, que una buena gestión del dramático episodio podría beneficiar a Sarkozy, ya que "la estatura presidencial es un elemento importante de la votación". Incluso algunos institutos de sondeo lo dan ahora en el primer puesto de las intenciones de voto para la primera vuelta de las elecciones, aunque llegue muy detrás del socialista François Hollande en el ballottage.

"Sarkozy se beneficia con la ventaja que posee un jefe de Estado saliente, que conserva sus atributos de poder mientras sus adversarios están condenados a ser sólo observadores", confirma Perrineau.

"Estamos ante el caso típico de episodio que puede modificar la situación electoral", opina Brice Tinturier, director del instituto Ipsos. "El tipo de situación que puede beneficiar al que está en los comandos, pues le da la ventaja de la visibilidad".

"Es la primera vez que el presidente ayuda al candidato. Hasta ahora, el candidato estaba penalizado por el balance del presidente", ratifica Gael Sliman, del instituto BVA.

"En este momento, Sarkozy habita nuevamente la función presidencial en su sentido más noble. Este hecho puede contribuir a atenuar el antisarkozismo, que, como todos saben, es uno de sus mayores lastres", agrega Perrineau.

El asesinato de Toulouse volvió a poner en el corazón de la campaña la cuestión de la seguridad, que a comienzos de marzo llegaba en segundo lugar en la preocupación de los franceses. "Y cuando se pregunta a los franceses quién es el candidato más creíble para reducir la inseguridad, Sarkozy llega primero con 58% de opiniones favorables, contra 38% para Hollande", señala François Doridot, de Ipsos.

Conscientes de esos peligros, el resto de los candidatos a la elección presidencial intenta reajustar sus estrategias.

Decidido a no dejarle ocupar toda la escena política, Hollande anunció que -si bien suspendió su campaña- estaría presente hoy en Montauban, en el acto de homenaje a los militares asesinados. El candidato socialista, que también viajó a Toulouse anteayer, aprovechó para lanzar un llamado a dar "una respuesta común y firme de toda la República" al asesino.

El centrista François Bayrou, por el contrario, no ocultó su intención de continuar su campaña. En un acto en Grenoble, no se privó, sin mencionarlo, de emitir una dura crítica contra el jefe del Estado. Para Bayrou, las matanzas tienen sus raíces en el estado de una sociedad "enferma de sus divisiones". Bayrou acusó a "los responsables políticos" que "señalan con el dedo" en función "del origen" y "atizan las pasiones", dijo, en alusión a la derechización que imprimió Sarkozy a su campaña en las últimas semanas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.